Dengue: “Una salida con 500 rociadores”

Escribe Carlos Suárez

Tiempo de lectura: 1 minuto

La población de la provincia de Buenos Aires está siendo azotada por el mosquito Aedes Aegypti y el dengue se expande a niveles históricos. El cambio climático, acicateado por la depredación capitalista de la naturaleza, tiene una enorme influencia en esta situación extendida a toda la región.

La respuesta del gobierno de Kicillof no ha sido realizar una campaña de saneamiento ambiental, ni aislar a los sectores vulnerables contagiados, fumigar los establecimientos educativos y clubes, disponer cuadrillas para la descacharización casa por casa ni resolver las deficiencias de todo tipo que padece el sistema de salud. No. Lo que ha hecho es ponerse a producir repelentes con la marca LEM (Laboratorios de Especialidades Medicinales), con la intención de que “desde el Estado, hacer una producción, al menos, hace una competencia que hace que no se eleven los precios”(Pagina 12, 23/2). Pero produce apenas 500 envases de repelente para entregar en delegaciones y CAPS (0221.com.ar, 19/2). Por eso, el gobierno de Kicillof propone formar “una Sociedad Anónima que permita escalar la producción y, si es necesario, la comercialización”.

Lo que corresponde no es que los grupos capitalistas ocultos detrás de sociedades anónimas utilicen los recursos del Estado para operar en un nuevo negociado, sino que se dispongan de los recursos del Estado para realizar una producción industrial a gran escala, como parte de una salida sanitaria integral bajo dirección y control de los trabajadores de la salud y organizaciones barriales y de trabajadores.

LEER MÁS:

Dengue: “La mayor epidemia de la historia", y nada… Por Carlos Suárez, 12/03/2024.

Suscribite a Política Obrera