Correpi presentó el archivo de personas asesinadas por el Estado

Escribe Federico Fernández

Tiempo de lectura: 3 minutos

La Coordinadora contra la represión policial e institucional (Correpi), realizó una actividad en el auditorio porteño de ATE para presentar la actualización del amplio documento que recolecta y sistematiza el conjunto de casos de asesinatos por parte de las fuerzas represivas del Estado. Este informe recoge datos desde 1983 y, ayer, se le añadieron los datos de 2023. De conjunto es una prueba irrefutable de que la “democracia” ha significado, por innumerables vías, una continuidad de los métodos represivos y asesinos de la dictadura. El gatillo fácil y las muertes masivas en comisarías son parte constitutiva de todos los gobiernos. Desde el ´83 a la fecha la cantidad de asesinatos es de 9.175 y la tendencia es en ascenso. El gobierno de Kirchner contó con 995 casos, los dos gobiernos de Cristina terminaron en 1062 y 1606 casos, Macri subió a 1926, cifra casi repetida por Alberto Fernandez que quedó en 1924. Correpi alertó que, sin una búsqueda completa, el gobierno de Milei ya arroja cifras que superan este promedio. Se han denunciado 60 asesinatos en los primeros 70 días de gobierno.

Gatillo fácil, brutalidad carcelaria

A pesar de que las cifras son contundentes, en la exposición del informe se buscó diferenciar al gobierno de Macri del Frente de Todos. Para esto se dividió al gobierno de 2019 al 2023 en “tres etapas”. La primera, breve, al mando de Sabrina Frederic -que se encontraba como parte del público en el auditorio- donde se habrían derogado los ´protocolos´ de Bullrich; la segunda, durante la pandemia, con un elevado involucramiento represivo, y finalmente la etapa de Anibal Fernández. Si bien se reivindicó a la primera de esas etapas, lo cierto es que los números presentados en el informe, destacan un ascenso de los casos en cada uno de los años del gobierno del Frente de Todos, superando incluso a los del macrismo. Se mencionó una primera caída de los casos de gatillo fácil, enormemente ´compensada´ por los asesinatos dentro de las cárceles, cifra que sube año a año escandalosamente. Solo el 58 % de los detenidos cuentan con condena y la cantidad total de estos se ha prácticamente quintuplicado en los últimos años, como consecuencia de todo un conjunto de reformas y endurecimientos penales. El sistema carcelario en su conjunto es un método general de tortura y asesinato de una parte de la población. Otro aspecto mencionado fueron las cifras en ascenso de la Policía de la Ciudad, que en pocos años y con menos efectivos ya alcanzan la mitad de los números de la Policía Bonaerense.

Conclusiones

La conclusión de la presentación a cargo de Maria del Carmen Verdú, fue que si bien “las medidas represivas son una política de Estado, sobre ese telón de fondo, inamovible, vemos otros factores que pueden modificar la forma en que se descarga esa represión. No son irrelevantes”. “Sin modificar el marco sistémico, con decisión política se podría reducir la letalidad de las fuerzas”. La participación de Myriam Bregman, diputada del FITU y de Natalia Zaracho, del Frente de Todos en el panel, fue presentada por Verdú como la forma de reafirmar un camino de ´unidad´. En ese sentido Correpi caracterizó como un ´fracaso´ la frustración de la marcha ´unitaria´ durante el próximo 24 de marzo. Reivindicaron su voto a Massa en el balotaje, ya que habían “alertado” el peligro de Milei-Bullrich. Lo cierto, aunque nadie lo mencionó, es que el voto a Massa encerraba otro peligro, el del propio candidato, un discípulo de Rudolph Giuliani y defensor del desembarco del ejército en los barrios.

La intervencion de la diputada del FITU no recogió el guante del planteo de confluir con el kirchnerismo, ni para apoyarlo, ni para rechazarlo. Se dedicó a reivindicar su labor y la del todo el FITU como diputados y alertó sobre “las leyes que se votan”, como la antiterrorista sancionada por Cristina Kirchner y que hoy puede ser utilizada por el gobierno de Milei. Sobre el 24 de marzo se pronunció por la “masividad” y por el derecho del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia a leer su documento y señalar a “todos los responsables de la situación”. Natalia Zaracho, que cerró el panel, fue más directa: “Milei no es lo mismo, tenemos que hacer autocrítica” La diputada aliada a Grabois insistió, “no podemos tolerar estas discusiones, todos nos tenemos que hacer cargo”, en un mensaje a los que votaron en blanco en el balotaje. No se hizo cargo, la diputada, de su participación en el gobierno hambreador de Alberto-Cristina-Massa principal responsable de la votación de Milei. Reclamó un “Estado presente”, sin considerar el propio informe de la Correpi que describe con lujos de detalles las consecuencias de la presencia estatal, al menos en la vía represiva.

La actividad fue cerrada por el joven rapero Willy Bronca, que destacó que “no hay dirigentes en la oposición” antes de convocar a reforzar la movilización que en tiempo real se producía en el Congreso. Allí se producía otra tanda represiva con nuevos detenidos del gobierno.

Suscribite a Política Obrera