Telefónicos: levantemos el gremio para pelear por el salario

Escribe Flavio Pereyra

Política desmovilizadora de FOETRA.

Tiempo de lectura: 1 minuto

La paritaria telefónica acordada con Telefónica, Telecom y Claro ´empata´ la inflación que las consultoras privadas cifraron en 14 % en el mes de febrero. Este incremento, sin embargo, se percibirá recién con los haberes de marzo y se gastará en abril, con dos meses de diferencia. Este artilugio caracteriza a las paritarias de la burocracia.

Si bien el ajuste se abonará en un solo pago, se incorporará a las escalas salariales en dos tramos –abril y mayo-. Durante estos meses, por lo tanto, las empresas habrán evadido el pago de las cargas sociales.

La paritaria actúa como una reforma laboral de hecho, incentivando los adicionales, extras y turnos diagramados, para trabajar fuera de hora, o incrementando el ritmo laboral, mediante bonos e incentivos. A la vez pulveriza los adicionales atados al básico, como la antigüedad, las guardias de los fines de semana e incluso las horas extras que se calculan sobre la base de los básicos y no del salario conformado, hasta que las “sumas” pasan a las escalas.

La burocracia de FOETRA que conduce Claudio Marín justifica esta entregada por Milei, al que sería “difícil” presentar batalla. Sin embargo, el gobierno de Milei se sostiene con alambres, especialmente los del peronismo que la dirección de FOETRA integra. Marín pidió en el plenario diferenciar al liberal y privatizador de Milei de Alberto Fernández o Sergio Massa, por estar “más orientados al mercado interno y al consumo”. La comparación es estéril porque se trata de dos gobiernos fondomonetaristas.

Nuestra intervención en el plenario y en la reunión de comisión directiva señaló la desmovilización de FOETRA, promovida por la conducción.

Nuestra propuesta, que llevaremos a los edificios de los trabajadores telefónicos, es enfrentar la política del gobierno, comenzado por impulsar asambleas para luchar por el salario, las condiciones laborales y especialmente, enfrentar la privatización de Arsat.

Suscribite a Política Obrera