Las autoconvocatorias avanzan en Bariloche

Escribe Elena Florín

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores autoconvocados del Hospital Zonal Ramón Carrillo resolvieron en su última asamblea declarar el paro por tiempo indeterminado. Vienen de varias semanas de paros de 24 y 48 horas, movilizaciones y asambleas hospitalarias autoconvocadas en las que participan enfermeros, licenciados en enfermería, profesionales, técnicos, médicos y personal administrativo.

Denuncian la precarización laboral. Cobran sueldos por debajo de la canasta básica. Por eso se ven obligados a realizar horas extras que generan jornadas laborales extenuantes. Tampoco disponen de los recursos materiales imprescindibles: anestésicos, antibióticos, gasas, vendas. La inflación demolió los ya magros salarios hospitalarios. Un enfermero cobra $350.000. Un médico $614.000. La canasta básica en Bariloche es de $900.000.

El año pasado el hospital de Bariloche tenía 1070 empleados y ahora tiene 930. Los jubilados y fallecidos no son reemplazados. Tampoco los que son trasladados o quienes renuncian, mayormente por el mal salario y por la imposibilidad de renovar alquileres.

Reclaman la recomposición salarial, sin sumas en negro o bonos ocasionales sino aumentos al básico y que se ajuste por inflación.

Por esta razón desde el 14 de marzo se encuentra suspendida la atención programada en consultorios externos y centros de atención primaria, los servicios de laboratorio, oncología, farmacia y bacteriología; sólo habrá atención de emergencias en guardia.

Firman sus comunicados como Asamblea de Trabajadores Autoconvocados del HZB. Suman su firma ATE y Asspur.

Otro caso notable de autoconvocatoria en Bariloche es el de los trabajadores del Casino.

El malestar por los salarios y las condiciones de trabajo los llevó a autoconvocarse después de confrontar con su sindicato ALEARA a quien denuncian por firmar con la patronal a espaldas de los trabajadores acuerdos contrarios a los intereses de sus afiliados.

En sucesivas asambleas autoconvocadas resolvieron tomar contacto con compañeros de casinos de otras localidades. Convocaron a movilizaciones en Bariloche -el 28 de febrero y el 6 de marzo- que fueron masivas, paralizando el funcionamiento del casino sin el apoyo del sindicato. También pararon por turnos para debatir el curso de la lucha. Finalmente la patronal se reunió con el sindicato y acordaron un aumento del 120 % -un 100% al básico y un 20% no remunerativo que se irá incorporando al básico después de cada mes-. El sindicato solo apareció para el acuerdo. Los trabajadores consideran que el aumento logrado no es suficiente porque los salarios venían muy atrasados. Aún con la conquista del aumento el sueldo no alcanza. Por eso la mayoría de los trabajadores de los casinos solicitan adelantos. Tampoco frena la lucha ya que sigue pendiente discutir las condiciones de trabajo, como el valor de la hora nocturna, la insalubridad y otras.

La lucha de los casinos de Bariloche se ha extendido. Rosario, Viedma, Formosa están en el proceso de deliberación.

Los trabajadores de la salud, los docentes, que cumplieron el paro de 48 horas sin inicio de clases, jubilados, estatales contra el cierre de los CDR, los estudiantes que salieron a defender el boleto estudiantil, los universitarios… un clima de deliberación, paros y movilizaciones hierve en Bariloche.

LEER MÁS:

Residentes médicos de Bariloche, en paro por tiempo indeterminado Por Elena Florín, 11/01/2024.

Suscribite a Política Obrera