Paro universitario y asamblea en Bahía Blanca: a profundizar la lucha

Escribe Agustina V.

Tiempo de lectura: 3 minutos

El paro universitario del 14 de marzo en Bahía Blanca fue importante. Según la comisión directiva de ADUNS, el sindicato de docentes universitarios y preuniversitarios de la Universidad Nacional del Sur, tuvo un alto acatamiento, incluyendo el cierre de algunas dependencias como Humanidades. Al paro convocaron y adhirieron los sindicatos de trabajadores docentes y no docentes de la UNS y de la UTN.

En el marco del paro se realizó un acto en las escalinatas de la UNS, al que concurrieron más de 500 personas. Tomaron la palabra los secretarios generales de los sindicatos convocantes, estudiantes de distintos departamentos de la universidad, jubilados de ADUNS, SUTEBA e investigadores del CONICET.

Los organizadores anunciaron que las autoridades de la Universidad habían sido invitadas pero no concurrieron. El día anterior al paro, el rectorado difundió en un comunicado que, a pesar del paro, la Universidad se mantendría abierta. El anuncio del gobierno nacional de un aumento del 70% del presupuesto para gastos de funcionamiento de las universidades no aminoró la adhesión. Además de que no tiene fecha de ejecución, representa un porcentaje muy inferior a la inflación proyectada para 2024, estimada en más de 200%. Los salarios, además, representan cerca del 90% del presupuesto de las universidades.

El ataque del gobierno atenta contra el salario de los trabajadores de la universidad y hasta con la propia continuidad del funcionamiento de las casas de estudio más allá de mitad de año. No está prevista la convocatoria paritaria en lo inmediato. Los aumentos míseros recibidos hasta marzo son del orden del 16% entre los docentes universitarios. Para muchos no sumó un peso, pues equivale al porcentaje carcomido por la quita del FONID y de la garantía salarial. Para los próximos meses no se ha decidido ningún incremento hasta ahora.

El derrotismo de las conducciones oficiales de los sindicatos es indisimulable. A pesar de haberse tratado del acto de mayor concurrencia que se haya visto en mucho tiempo en la ciudad, muchos de los discursos remarcaron que “no somos tantos”. Ninguno de los oradores planteó la continuidad de la lucha.

Asamblea

Una asamblea de ADUNS sesionó por la tarde, el mismo día del paro. Se votó por mayoría proponer a la CONADU H un “plan de lucha progresivo y evaluado periódicamente, priorizando la unidad con los sectores de la educación, la ciencia y la tecnología dispuestos a luchar”, traducido en una propuesta de 48 horas de paro para la semana próxima y otras 48 horas para mediados de abril, con los reclamos de convocatoria a paritaria, recuperación del FONID y su incorporación al básico, salario igual al costo de la canasta familiar para el cargo testigo, indexación mensual y de acuerdo al IPC, cumplimiento de regímenes espaciales jubilatorios y un aumento del presupuesto universitario.

Se aprobó darle carácter activo a las medidas, con clases públicas, volanteadas, actos y asambleas. Hubo un debate acerca de si supeditar las medidas de ADUNS y la CONADU H a los acuerdos tejidos en el marco del Frente Sindical de las Universidades Nacionales. La oposición kirchnerista del sindicato habló de “desgranamiento” y de la “pérdida de fuerza” de las medidas tomadas “en solitario” y convocaron a “actuar con responsabilidad”. Mientras la mayoría votó 48 horas de paro para la próxima semana, la oposición K votó por 24 horas.

Por mayoría también, la asamblea votó seguir reclamando a la CGT y las CTA un “plan de lucha” y un pronunciamiento por un acto “unitario” el próximo 24 de Marzo con el kirchnerismo y la burocracia sindical.

Nuestra intervención apuntó a la continuidad y profundización de la lucha, con paros de 48 a 72 horas discutidos en asamblea. Denunciamos el papel de las autoridades en el ataque al paro. Sobre el 24M, fuimos la única fuerza que explicó que la convocatoria de ADUNS debía ser a un acto y movilización de todos los trabajadores, con independencia de todos los gobiernos, para denunciar el Estado policial de Milei y Bullrich.

Cómo seguimos

Un día después, el congreso extraordinario de la CONADU Histórica aprobó, por mayoría, atar próximas medidas de fuerza a posibles acuerdos en el marco de Frente Sindical de las Universidades Nacionales, sin poner fecha ni siquiera a la tan mentada Marcha Nacional Educativa que ellos mismos propusieron.

Esta actuación refuerza el planteo de seguir en la organización de los trabajadores para romper con las restricciones que las burocracias sindicales quieren imponer a la acción de la clase obrera. Esto implica desarrollar movilizaciones, paros, clases públicas, asambleas, coordinaciones y autoconvocatorias, para dar por tierra con el ataque en curso.

El paro del 14 sólo puede ser un comienzo promisorio si nos damos la tarea de profundizar la lucha, contra las tentativas de entrega anticipada de las cúpulas sindicales.

LEER MÁS:

Paro de trabajadores universitarios: balance y perspectivas Por Patricia Lambruschini, 18/03/2024.

Suscribite a Política Obrera