Tucumán: irrumpe la docencia autoconvocada

Escriben Daniel Blanco y Raquel Grassino

Por el salario, las condiciones de trabajo y contra la burocracia sindical.

Tiempo de lectura: 4 minutos

En las ùltimas semanas se produjeron un conjunto de hechos que terminaron precipitando la irrupción de miles de docentes a la lucha autoconvocada.

Hace dos semanas atrás la dirigencia burocrática de ATEP dio a conocer los resultados del acuerdo paritario 2024. Hugo Brito, secretario general de ATEP, había declarado que no podía haber paritaria 2024 si no se cerraba la de 2023 y que para ello era necesario un aumento del 100% de los salarios. Caso contrario, no había condiciones para dar inicios a las clases.

Esto fue avalado por las llamadas asambleas zonales, convocadas por el sindicato, que votaron reclamar aumentos del básico del 150%. En la más importante, la de capital, se votó reclamar un aumento del 273%.

Este escenario había despertado una importante expectativa que se disipó cuando la directiva, saludando los resultados del “dialogo”, anunció que los aumentos consistían en un 12,7% y adicionales en negro por agente (no por cargo). Este desenlace provocó un enojo generalizado, pero las clases comenzaron a dictarse.

En ese ínterín se produjo el boletazo, por el cual el boleto mínimo urbano pasó de 243 a 690 pesos. Para miles de docentes el aumento paritario se esfumaba en el gasto de transporte y se conocía, a través de las redes, la renuncia de docentes a sus cargos porque no podían asumir el costo del transporte a las escuelas.

Si algo faltaba, lo provocó el calor extremo, que sacó a la luz el estado calamitoso de las instalaciones y el equipamiento de las mayorías de las escuelas. La falta de agua potable, problemas con los baños, ausencia de ventiladores, ni hablar de aires acondicionados, en aulas que en numerosos casos superan los 40 alumnos. Todo esto se combinó con los cortes de luz que afectaron a toda la provincia. Ello, después que la empresa EDET anunciara que en un mes se iba a normalizar la situación, mientras los estudiantes se desmayaban en clase. El descontento se hizo imparable.

Fueron los chicos de varios colegios quienes a través de las redes expresaron la imposibilidad de poder estar en las aulas. En varios colegios, docentes, estudiantes y padres se rebelaron y paralizaron el dictado de clases. Algunos cortaron calles.

Para disipar el estallido inminente, el gobierno suspendió las clases el jueves 14 y el viernes 15. La burocracia de ATEP asomó sus narices recién cuando el Ministerio decretó los asuetos, planteando las malas condiciones para el dictado de las clases y apoyando la resolución ministerial. En paralelo, una proclama anónima en las redes llamaba a autoconvocarse a la plaza Independencia el día viernes a la mañana. Alrededor de 2.000 docente se hicieron presentes.

El clamor de “fuera Brito, fuera” se hizo oír. Se marchó alrededor de la plaza y también al sindicato a repudiar a la burocracia. Allí, se hizo frente a la Infantería que quiso impedir la protesta. “Somos docentes, no somos delincuentes”, fue el cántico que tronó frente a la sede de ATEP cerrada y protegida por la policía.

La autoconvocatoria culminó con una concentración. Hubo distintas mociones pero no se votaron. Durante todo el fin de semana hubo dudas sobre qué hacer. La situación se fue definiendo el domingo a la tarde en la que varias decenas de escuelas se pronunciaban por parar y autoconvocarse.

Efectivamente, el lunes se concentraron casi 3.000 docentes. Se reeditaba el fenómeno de las autoconvocatorias del 2020 con algunas particularidades. El sector mayoritario, en esta oportunidad, era de docentes que, en muchos casos, apoyaron a Milei en las últimas elecciones y a Brito en las sindicales. Expresaban su desilusión frente a una burocracia entregadora. El cántico que más se escuchó fue “fuera Brito, fuera” y se volvió a marchar al sindicato vallado y cuidado por la Infantería. Allí se realizó un acto donde hablaron distintos referentes. El repudio a Jaldo era contradictorio, pues todo un sector era partidario de impulsar un petitorio pidiendo a la ministra de Educación la renuncia de Brito, cuando fue el propio Jaldo quien impuso al nuevo secretario general de ATEP, tras una elecciones fraudulentas y judicializadas. Incluso había algunos carteles planteando la intervención del sindicato.

A medida que hablaban los oradores, con un sonido muy malo, el sector docente más cercano aprobaba o desaprobaba las propuestas. Así rechazaban la idea de realizar asambleas en las escuelas, la elección de delegados autoconvocados o la coordinación zonal, e incluso la presencia de banderas políticas o de agrupaciones, sin organización, apelando a comunicarse por medio de las redes.

Estamos ante una irrupción de las fuerzas elementales de la docencia, en un cuadro social catastrófico y explosivo. Ese mismo día, en todo el sur de la provincia no hubo clases, pero no por el llamado a paro, sino porque todas las localidades estaban inundadas y no hay ninguna acción del gobierno para enfrentar estas situaciones o prevenirlas con obras. Desde los opositores dialoguistas con Jaldo (UCR) han dado a publicidad la idea de sancionar el boleto educativo, que en forma anticipada ha recibido la respuesta empresaria de un no rotundo.

Es un proceso de lucha que recién se inicia. Sin que se haya votado nada, quedó picando la idea de un nuevo paro, y para el próximo miércoles 20 una marcha de antorchas desde la Plaza Independencia. El enojo se combina con el entusiasmo por la multitud que se autoconvocó. Para lograr la victoria es necesario avanzar en un proceso de organización y de lucha a fondo y de conjunto.

Como planteó la referente de los autoconvocados del 2020, quien cerró la lista de oradores frente a ATEP, sostener el proceso de lucha que se ha abierto, requiere que este proceso se extienda a toda la provincia y se profundice, mediante asambleas y coordinadoras zonales, y sobre esa base poner en pie una nueva dirección que impulse una lucha a fondo, independiente del gobierno.

LEER MÁS:

Tucumán: a pesar de la burocracia, la docencia paró masivamente Importante movilización autoconvocada. Por Raquel Grassino, 27/02/2024.

Suscribite a Política Obrera