Trump contrata mercenarios para una campaña terrorista en Venezuela

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 3 minutos

“Operación Gedeón” es el código que recibió la operación de un grupo de mercenarios que intentó ingresar a Venezuela con el objetivo de realizar acciones terroristas que sirvieran el propósito de derrocar al gobierno de Maduro. Unos días antes había ocurrido un ataque con arma de fuego contra la embajada cubana en EEUU. Hace un mes, Trump y el Departamento de Estado habían ofrecido 15 millones de dólares por la captura de Maduro, y enviado naves de guerra frente a las costas venezolanas. A esto se suman las sanciones a Venezuela, equivalentes a un bloqueo económico sin precedentes. Trump sentó a su lado a Juan Guaidó, el agitador golpista internacional, en oportunidad del discurso inaugural a la Nación ante el Congreso norteamericano.

El primer asalto fue el domingo en Macuto, en el estado de La Guaira, cerca de Caracas. Ocho hombres fueron interceptados cuando intentaban desembarcar en la costa. Entre ellos, un excapitán venezolano apodado “Pantera”, que fue abatido. Otros 17 fueron capturados. El ex militar americano, Jordan Goudreau, quien junto a Clíver Alcalá entrenaba militares desertores venezolanos en Colombia, se atribuyó en un video la intentona militar de Macuto (NYT, 7/5).

El lunes tuvo lugar un segundo asalto, en Chuao (Aragua), también cerca de la capital. Pescadores venezolanos advirtieron a las fuerzas de seguridad costeras. Entre los capturados de esta segunda expedición se encontraba Josnars Adolfo Baduel, el hijo de un ex ministro de Defensa (que rescató a Chávez del golpe de abril de 2002), más tarde encarcelado, enjuiciado y condenado, luego de chocar políticamente con la orientación del gobierno. Se identificaron en este segundo grupo al menos dos miembros de operaciones especiales de EEUU con experiencia militar en Medio Oriente. Se trata de Airan Berry y Luke Denman. Uno de ellos afirmó que su objetivo era capturar el aeropuerto de Caracas y esperar refuerzos. En un video, dice que “el Presidente Donald Trump” lideró el operativo. El desmentido de su secretario Pompeo, de que en ese caso el asalto habría sido exitoso, está desmentido por el manejo de la pandemia en Estados Unidos – el peor del mundo entero.

Denman declaró que fueron contratados por Jean Goudreau, un militar retirado, condecorado en Irak y Afganistán, que lidera SilverCorp, una empresa de seguridad para la que trabajaban los estadounidenses detenidos. El objetivo era “entrenar a unas 60 a 70 personas en Colombia para la operación y que el militar retirado suministró equipos para la operación” (Infobae, 7/5). Denman dijo que Silvercorp había firmado un contrato con Guaidó para destituir a Maduro. Juan Rendón, integrante del comité de estrategia de Guaidó (y del “Gobierno Interino”) reconoció que él si firmó el contrato, pero no Guaidó (ídem). El documento también estuvo firmado por el legislador opositor Sergio Vergara.

Miembros de la oposición de Venezuela, negociaron en octubre un acuerdo de 213 millones de dólares con Silvercorp (Florida) para invadir y derrocar a Maduro, así lo revela un documento publicado por el Washington Post: "El Grupo de proveedores de servicios asesorará y ayudará al Grupo de socios en la planificación, ejecución y operación para capturar / detener / eliminar a Nicolás Maduro (en adelante" Objetivo principal"), eliminar el régimen actual e instalar al reconocido presidente venezolano Juan Guaidó” (NYT, 7/5). El propósito era tratar de llevar a Maduro a EEUU.

Goudreau, triple Estrella de Bronce, dijo en una entrevista a AP: “Debes introducir un catalizador (…) De ninguna manera estoy diciendo que 60 hombres pueden entrar y derrocar al régimen. Estoy diciendo que 60 hombres pueden entrar e inspirar a los militares y la policía para que se den la vuelta y unirse a la liberación de su país, que en el fondo es lo que quieren” (NYT, 7/5).

Ahora, EEUU pretende reclamar la “repatriación” de los mercenarios, y de no conseguirlo, amenazar con un ataque militar directo. Pompeo amenazó que “Si el régimen de Maduro decide retenerlos, usaremos todas las herramientas a nuestra disposición para traerles de vuelta” (EFE, 6/5).

Una periodista norteamericana declaró que la asonada era el fruto de un acuerdo entre Guaidó, Duque y Trump, que los dos primeros rompieron. Pompeo salió a desmentir la presencia de EEUU y dijo que “Si hubiéramos estado involucrados habría sido otro el resultado” (ídem). China y Rusia no se pronunciaron sobre el hecho, aunque Trump atribuye el éxito del gobierno de Venezuela en desbaratar el asalto - “a los cubanos”.

Desde la presidencia bolivariana se dijo que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) sigue respaldando al Ejecutivo. El presidente de la Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, denunció a los gobiernos de EE.UU. y Colombia. Trump desarrolla un plan de provocaciones con el propósito de justificar un ataque de mayor calibre contra Venezuela.

Suscribite a Política Obrera