Tucumán: el paro docente del 4 de abril

Escribe Ale Lauría - Tendencia Docente Clasista

Tiempo de lectura: 3 minutos

Este jueves 4 de abril, en el marco del paro nacional convocado por CTERA, la docencia tucumana paró masivamente exigiendo una recomposición salarial urgente entre otros reclamos.

Muy a pesar de la burocracia sindical del FUDE (Frente Unido docente estatal) que agrupa a ATEP, APEMyP y la UDT, el paro tuvo un carácter activo y en la Plaza Independencia confluyeron sectores de la docencia universitaria convocados por ADIUNT y distintos sectores de la docencia autoconvocada.

En la plaza se concretó un acto y luego se marchó.

Los oradores exigieron Justicia por Fuentealba, repudiaron el protocolo represivo del gobierno nacional y exigieron recomposición salarial urgente a la vez que llamaron a la coordinación de los distintos sectores en lucha para enfrentar el ajuste de Milei y Jaldo.

Lo cierto es que en Tucumán motivos para parar sobran. Las clases comenzaron atadas con alambre y docentes, padres y estudiantes se lo hicieron saber cuándo obligaron a la Ministra a suspender las clases a mediados de marzo porque las escuelas carecían de ventilación en plena ola de calor extremo, y también, cuando aprovechando esa suspensión de actividades 4000 docentes irrumpimos frente a la Casa de Gobierno y luego en las puertas de ATEP repudiando el acuerdo del 12,7 % al grito de ¡Fuera Brito!

El acuerdo paritario consagra una nueva rebaja salarial que nos dejó muy por debajo de la línea de pobreza, afectando gravemente las condiciones de vida de nuestras familias, consagrando además un achatamiento de la pirámide salarial porque la mayor parte se paga en negro y por agente. En este sentido, este acuerdo perjudica aún más a quienes trabajan en dos cargos o más ya que por el segundo cobran mucho menos que por el primero y por tratarse de cifras no remunerativas se ven afectados otros conceptos cómo jubilación, zona, escalafón etc. Llegando al punto tal, que docentes que trabajan en lugares alejados no pueden costear el transporte a sus lugares de trabajo.

La Ministra pretende que las clases se den con "normalidad", sin importarle que gran parte de los sueldos se consumen en el costo para ir a trabajar, con docentes que cobran el 70% del sueldo en negro y en cómodas cuotas y afectados o dictando cursos diezmados por la epidemia del dengue.

Este 3er paro masivo y las distintas movilizaciones realizadas a sólo un mes de comenzadas las clases demuestran que la docencia tucumana va a dar pelea para defender su salario y condiciones de trabajo aún a pesar de la burocracia de la FUDE.

La burocracia de ATEP merece párrafo aparte, ya que sólo se limitó a adherir al paro y en lugar de repudiar la decisión de la Ministra de descontar el día de paro, agradecieron la buena voluntad de la provincia de pagar el FONID y anunciaron que se reunirían con las autoridades para negociar tanto el descuento del día de paro cómo el cumplimiento del descuento en el transporte público de pasajeros, desviando el foco del reclamo docente que es el aumento salarial.

Los docentes no podemos dejarnos amedrentar, debemos seguir organizándonos en asambleas escolares y elegir delegados. Preparando así el camino para un gran paro por tiempo indeterminado hasta conseguir todas nuestras reivindicaciones.

No queremos migajas del gobierno ni de los empresarios del transporte, lo que queremos es un aumento real de salario entre un 150 y 273 % como lo votaron las asambleas zonales de ATEP. Queremos que todas las cifras vayan al básico.

Queremos recuperar el escalafón y la zona ¡Basta de achatamiento de la pirámide salarial!

No queremos más aumentos por agente, a igual tarea, igual remuneración. ¡Queremos cobrar por nuestro trabajo!

Suscribite a Política Obrera