Prepagas: un aumento más y van…

Escribe Soledad Domínguez

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las cuotas de las prepagas siguen en aumento: las empresas ya informaron que el del mes de mayo sería de alrededor de un 9 %. Mientras tanto, cada vez más afiliados y afiliadas migran a obras sociales o al sistema público, dado que los salarios no llegan a cubrir el monto de las cuotas.

En lo que va del año, las prepagas ya acumulan una suba del 160 % promedio con cuatro cuotas acumulativas: 40 % en enero, 27 % en febrero, 20 % en marzo y entre 16 % y 19 % en abril. El argumento que esgrimen las patronales de las empresas de medicina prepaga, es que deben recuperar el atraso del 2023. Según la Unión Argentina de Salud (UAS), todavía queda por recuperar al menos un 40 %, producto de la aceleración de los costos y los precios regulados en los planes, que provocaron que los aumentos a los afiliados no fueran suficientes. (El Cronista 7/03/2024). Esto es imposible comprobarlo ya que los libros contables no son abiertos para el acceso de los usuarios y usuarias. La liberación del precio de las cuotas, establecido en el DNU 70/2023 (o ley Belocopitt) garantiza un cuantioso beneficio a los empresarios de la salud que no rinden cuentas de las atenciones cada vez más deficientes (esperas de hasta tres meses por un turno médico).

Según una encuesta realizada por la empresa Mercer Marsh Beneficios (Forbes Argentina, 4/04/2024), “el 56 % de los encuestados considera que el sistema de salud argentino se está deteriorando gradualmente, siendo una de las principales causas el aumento de los costos de salud”. Según este estudio, el 86 % de los trabajadores no alcanza a cubrir la cuota de medicina prepaga con sus aportes. De ese porcentaje, el 92 % es cubierto por las empresas, que se hacen cargo de la diferencia (Ídem, 4/04/2024).

A modo de ejemplo, un grupo familiar de cuatro personas de un plan intermedio en la empresa OSDE debe pagar $494.876 en abril de 2024, pero la mayoría de los salarios no alcanzan el costo de la canasta familiar, estimada por arriba de $1.000.000. El congelamiento salarial, la precarización laboral y la desocupación tienen un impacto de lleno en la cobertura social. Por este motivo, se estima que un 15 % de los afiliados migraron a obras sociales o al sistema público.

Por una salida colectiva

La mayoría de los amparos contra los aumentos sólo tienen impacto individual. Salvo en uno de los casos en los que se trató de un amparo colectivo (Hospital Italiano) por el cuál la entidad deberá anular las subas que informó para el primer trimestre de 2024 y, en cambio, deberá aplicar un ajuste parecido a 2023 a 120 afiliados y afiliadas que se presentó ante la justicia (El Cronista, 29/02/2024).

La epidemia histórica de Dengue en nuestro país vuelve a poner de relevancia que la salud bajo la lógica capitalista, es sólo un negocio. Contrapongamos a la lógica del capital, un programa de la clase obrera, apertura de los libros contables de las empresas de medicina prepaga, aumento salarial acorde al costo de la canasta familiar con actualización de acuerdo a la inflación, por un único sistema de salud con control de sus trabajadores y usuarios.

LEER MÁS:

Medicamentos e inflación: “Viva la libertad carajo”... sólo para los capitalistas Por Claudia Jati, 04/04/2024.

Prepagas: un nuevo ataque Por Soledad Domínguez, 08/02/2024.

Suscribite a Política Obrera