Docentes Ezeiza: una radio no tan abierta

Escribe Fabio García

Tiempo de lectura: 3 minutos

El miércoles 3, apenas unas horas después que nos anoticiamos del paro nacional de CTERA del día siguiente, nos llegó el flyer de una actividad de Radio Abierta convocada por la aún novel seccional SUTEBA Ezeiza en la peatonal de la ciudad cabecera del distrito. Lo charlamos en la Asamblea Vecinal (A V) distrital y decidimos que debíamos estar presentes apoyando el paro, concurriendo con una delegación y un texto para ser leído.

Ya el jueves 4 al acercarnos al lugar nos encontramos con una muy pequeña actividad. Los concurrentes no sumaron más de 35 personas, un tercio de ellos aportados por la A V. Rápidamente notamos el malestar del secretario general sutebista de la seccional, Cristian Ardiles, ante nuestra presencia, que contrasta con su cara de beneplácito cuando concurre a los actos oficiales del clan Granados, mandamases del distrito. Ardiles llamó aparte a un miembro docente de la Asamblea Vecinal a decirle “ustedes vienen a pudrirla”, “yo se que quieren tirarle mierda a Kicillof”, y “no vengan a tratarnos de burócratas”. Para estos representantes sindicales parece que el gobernador Kicillof es un pobre desvalido que necesita que los trabajadores lo defiendan y no el representante de los distintos y poderosos sectores capitalistas de la provincia, que además ha atacado el derecho de huelga descontando días de paro docente hace pocos meses. Un dato al pasar, Kicillof también se ha convertido en poco tiempo en asiduo concurrente de actos y algún corte de cinta de alguna reinauguración ezeiciana, incluso asistiendo al acto de asunción a la intendencia de Granados hijo; llega como cualquier invitado, se lo ve desdibujado y como un súbdito más en tierras de la baronía.

En la Radio Abierta, con los ya clásicos temas de León Gieco de fondo para este tipo de actividades, los organizadores determinaron quienes debían hablar, y mostraron preocupación, como ya dijimos, de que iba a presentar la A V, a la que decían desconocer. Se escuchó decir “va a hablar éste, éste, éste y éste”, dándole la palabra en algunos casos a personas que fueron solas en nombre de una organización amiga. El discurso de Ardiles no fue ni por asomo lo que necesitamos los trabajadores en estos tiempos que corren, de ataque brutal a conquistas y condiciones de vida de los trabajadores, incluidos los miles de despidos que se están produciendo en el Estado y en privados. Llamó a autofelicitarnos los presentes, y tuvo un momento de grandilocuencia cuando prometió “un nuevo paro general de la CGT y la CTA”, con fecha incierta. Esta promesa de paro, sin embargo, no estuvo presente en la escueta intervención de la representante de UDOCBA, enrolada en la CGT, que agarró el micrófono unos breves segundos para solo saludar la actividad.

La voz diferenciada de la actividad estuvo presente en el texto de la A V que mencionó que la totalidad de los gobernadores acompañaban el ajuste desde sus provincias, y que las paritarias que se estaban firmando eran a la baja.

Los docentes del distrito deben tomar nota. El sindicato está vaciado, la asistencia a la actividad relatada en estas líneas fue con toda la furia de 0,3 docentes por institución educativa del distrito, la misma fue concebida para marcar el paso en el lugar.

Aunque ya se está discutiendo, por ejemplo, en la A V, estuvo ausente el planteo de huelga general que es lo que necesitamos los trabajadores para enfrentar y derrotar la política brutalmente antiobrera del gobierno, que busca un acuerdo más general y/o convivencia pacífica con los gobernadores y las centrales sindicales, para hacer pasar sus planes de gobierno.

Como ante el Rodrigazo del ’75, si vienen degollando vamos por la Huelga General. El camino son las asambleas en los lugares de trabajo, los plenarios interfabriles y las autoconvocatorias, para discutir cuales son nuestras mejores herramientas para enfrentar y derrotar la ofensiva derechista y antiobrera del gobierno de Milei. El camino es la organización independiente de los trabajadores frente al Estado, los partidos de gobierno y del régimen y la burocracia sindical.

Suscribite a Política Obrera