CABA: fuga de presos en comisarías y crisis de sobrepoblación carcelaria

Escribe Juan Arrecegor

Tiempo de lectura: 3 minutos

En los últimos siete días se escaparon de distintas comisarías de la Ciudad de Buenos Aires al menos 15 detenidos. Bajo distintos métodos, pero todos relacionados con la misma situación de hacinamiento y sobrepoblación que lleva a alojar reclusos en espacios y condiciones no aptas. El gobierno de Jorge Macri acusa a las autoridades nacionales de la situación, por no acelerar su traspaso a cárceles federales.

La reciente fuga de cuatro personas de la comisaría comunal N°6 en Caballito, se suma a la fuga de la alcaldía 1 de San Telmo y la alcaldía 3A del barrio de Balvanera. En este último caso, los presos se encontraban alojados en un vestuario por la saturación que tienen las dependencias policiales en cuanto a los detenidos. Desde las autoridades porteñas aseguran tener un 100 % de sobrepoblación y el propio jefe de gobierno es el que acusa al Servicio Penitenciario Federal (SPF) de no “venir a retirar” a los reclusos. Mas allá de que esto sea cierto o no, el problema radica también en que en CABA se detienen casi 100 personas por día promedio, que dependen de un sistema judicial colapsado, que demora demasiado en resolver la situación procesal en cada caso. Como en todo el país, la mayoría de los detenidos no poseen condena firme y su inmensa mayoría están por delitos menores, robos simples o venta de drogas al menudeo.

En la Ciudad la inseguridad crece al ritmo de la penetración del narcotráfico en los barrios, con carteles instalados en las villas más grandes, en cuanto a población, del país, trabajando en complicidad con la policía y las fuerzas federales que militarizan los barrios sin mostrar resultados concretos contra estas mafias. Las detenciones compulsivas de la policía de la Ciudad y la utilización del presupuesto de seguridad en reforzar el aparato represivo, en vez de en infraestructura, es el combo que alimenta el desborde de las dependencias y la situación de abandono de los presos, que aseguran en algunos casos no tener lugar para bañarse o cocinar.

La discusión entre Nación y CABA insinúa una crisis política entre Jorge Macri y el gobierno libertario, que ha puesto sus ojos en el distrito. Desde el ministerio de Patricia Bullrich le ofrecen al gobierno porteño “retirar” 120 reclusos por semana, mientras que ingresan cerca de 600 nuevos detenidos en ese mismo lapso. Las 70 comisarías y 34 alcaldías que hay en la capital tienen capacidad para 1.040 personas, pero la masa de reclusos supera los 2.000 y va en aumento. Mientras el brote de dengue azota, estos lugares no están preparados para que se viva por más de algunos días, sin infraestructura, cuerpo médico, ni personal suficiente. La falta de higiene y condiciones empeora la vulnerabilidad frente al aumento de contagios.

Las prisiones “preventivas” son habituales entre los recluidos, mientras que los índices de reincidencia expresan la ineficacia del propio sistema. Todas las autoridades, locales y nacionales, acuerdan en que la solución es el aumento de plazas para meter más detenidos; Bullrich había usado como eslogan de campaña la construcción de nuevas cárceles y elogiado el “método Bukele”, basado en la detención masiva de personas, su amontonamiento, tortura y privación de derechos básicos y vitales. El “operativo Rosario” y una eventual baja en la edad de imputabilidad agravarán de forma directa este problema.

La crisis carcelaria expresa la situación del régimen actual, no será de la mano del Estado capitalista la solución de esta cuestión, sino de un gobierno de trabajadores que ponga en discusión una salida de conjunto a esta situación crítica que arrastra a los trabajadores tras las rejas y profundiza la descomposición que utilizan las mafias para operar.

LEER MÁS:

La asunción de Jorge Macri Por Valentina Viglieca, 09/12/2023.

Crisis carcelaria: Alberto Fernández propone construir más cárceles Por Ana Belinco, 09/08/2020.

Por qué la crisis carcelaria se ha convertido en una crisis política Por Marcelo Ramal, 03/05/2020.

Suscribite a Política Obrera