Mar del Plata: ´la Bonaerense´, otra vez en la picota

Escribe Fernanda Díaz

Tiempo de lectura: 2 minutos

Por encubrimientos, estafas y asociación ilícita, el pasado miércoles 8 de mayo, quedó detenido por la Prefectura Naval Argentina el Comisario Mayor, jefe de la Policía Departamental de Mar del Plata, José Luis Segovia.

Segovia, a quien se lo vincula con la "Banda del Millón", organización dedicada a robar departamentos en la ciudad, afronta demás otra causa penal por acoso y persecución a una oficial de la fuerza que prestaba servicios en la ciudad.

En la causa también se investiga la recaudación de dinero en la venta ilegal de dólares en las “cuevas” ubicadas sobre la avenida Luro, por parte de la estructura policial; operación en la que el jefe policial tendría el rol de organizador, además de algún tipo de participación en apuestas ilegales; según fuentes judiciales.

En la investigación que lleva adelante de oficio la Justicia provincial, con colaboración de la justicia federal, hay otros policías involucrados. En total son siete los acusados de integrar una asociación ilícita. Durante los procedimientos fueron arrestados además de otros policías de la bonaerense, uno de la federal y un ex uniformado; en tanto que el abogado penalista también acusado, se encuentra prófugo.

El jueves 9 de mayo, durante una extensa declaración indagatoria, José Luis Segovia negó las acusaciones en su contra y según fue informado de manera oficial, en los 7 allanamientos que derivaron en las detenciones del día 8, la Prefectura Naval Argentina secuestró documentación, armas de fuego, gases lacrimógenos, celulares, dinero en efectivo (pesos y dólares) y otros elementos informáticos por un valor de 19 millones de pesos. (Que Digital, 9/5/23).

Esto, que algunos medios han titulado como un escándalo, vuelve a poner de manifiesto el entramado mafioso en el aparato represivo de la provincia de Buenos Aires, pero además una crisis en las entrañas del propio estado.

En medio del ajuste ejecutado por el gobierno nacional, provincial y municipal, del colapso salarial y jubilatorio, del aumento exponencial de la pobreza y de la descomposición social, cabalga el delito organizado de la bonaerense. La misma policía que, comandada por Berni y Kicillof desalojó el año pasado a cientos de familias que habían ocupado predios en la localidad de Zárate y que, como en Guernica, avanzó con topadoras y caballos de la policía Montada. Es la misma bonaerense que en un operativo conjunto con la municipalidad desalojó a 30 familias de un predio en el barrio Las Heras de Mar del Plata en marzo de este año y la que para blindar al gobernador y a su funcionario Homero Giles, acusó de violentos a los afiliados de IOMA de Mar del Plata por reclamar la atención inmediata de su salud e impidió el acceso de los mismos a las oficinas de la obra social.

El caso Segovia y asociados no revela nada nuevo. Los hechos que se le atribuyen a Segovia ocurrieron, cuando éste se desempeñaba como Jefe de la DDI local y, posteriormente, como Jefe de la Policía Departamental. La investigación lleva más de cuatro años a cargo del Ministerio Público Fiscal Departamental. Pese a ello, luego de un año de iniciada la causa, el ex ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, ascendió en marzo de 2021 al Comisario Mayor como Jefe de la Policía en la ciudad balnearia sin tener en cuenta su imputación. (pulsonoticias.com.ar, 8/5/24).

La causa contra Segovia y sus cómplices es un exponente más de la decadencia y ocaso del régimen social y político.

Suscribite a Política Obrera