San Isidro: la lucha de docentes y estudiantes del Polivalente de Artes

Escriben Marcos Dipi y Ximena Cuellar

Tiempo de lectura: 3 minutos

Durante el primer semestre del 2024, los estudiantes del ex Polivalente de Artes (ESEA N° 1 de San Isidro) llevaron a cabo un plan de lucha por mejoras edilicias y por el Servicio Alimentario Escolar (SAE). Su última medida de acción fue una vigilia en su escuela, esta semana, después de que las promesas de las autoridades educativas cayeran en saco roto.

La medida llenó de preocupación a los funcionarios de la provincia de Buenos Aires, que inmediatamente bajaron a “dialogar” con familias y estudiantes como no lo hicieron con ningún reclamo de otras escuelas.

La aparición de las autoridades se produjo después de que hicieran todo lo posible para impedir la medida, enviando a inspectores para amenazar con sanciones y apercibimientos al equipo directivo y a los docentes. Esto generó una división en el claustro docente en cuanto a su apoyo, y puso al equipo directivo en contra del Centro de Estudiantes, al que acusó de “antidemocrático”. Además, los inspectores y el equipo directivo intentaron convencer a los padres para que no apoyaran lo resuelto por los estudiantes. Todos estos intentos fracasaron, ya que todas las comunidades educativas continuaron apoyando a los estudiantes, lo que llevó al equipo directivo a tener que pedir disculpas por la acusación hecha anteriormente.

Finalmente la vigilia fue levantada tras la llegada de autoridades escolares provinciales, regionales y distritales a la institución, quienes accedieron a "escuchar" los reclamos de la comunidad educativa y propusieron la creación de una mesa de trabajo.

Los funcionarios propusieron una obra en tres etapas: la primera etapa, abordar los problemas urgentes (refacción de aulas, impermeabilización, filtraciones de agua, etc.); la segunda, poner en valor el edificio estructurado por la escuela; y por último, la expansión de la escuela en el terreno de SENASA y establecer una mesa de trabajo para hacer seguimiento de la misma.

En la reunión los estudiantes quisieron dejar constancia de este compromiso en un acta, pero ningún funcionario público quiso firmarla, lo que deja el acuerdo en estado de precariedad. La mesa de trabajo comenzará a funcionar el próximo lunes. Frente a la propuesta de la mesa, el Centro decidió levantar la vigilia y esperar.

El accionar del consejo escolar y al intendente de San Isidro, del PRO, si bien tienen mucha responsabilidad -por ejemplo, en el manejo del Fondo educativo-, está involucrada la Dirección General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires, quien tiene la mayor responsabilidad por los problemas de infraestructura.

Está claro que el anuncio de la vigilia representó un golpe para el gobierno de Kicillof, ya que después de fracasar en sus intentos de desarticular la lucha, tuvo que enviar a sus funcionarios a poner paños fríos. Sin embargo, no hay que depositar ninguna esperanza en que resolverán los problemas de la escuela, ya que desde un principio se negaron a firmar el compromiso. El Polivalente lleva años reclamando los terrenos de SENASA y ningún gobierno se los ha otorgado.

La principal conclusión de esta experiencia es que la unidad de la comunidad educativa y la lucha constante de forma independiente pueden lograr las demandas. Esto ha quedado demostrado este año con la Técnica N°1, que obtuvo la reparación del techo de su escuela y las aulas móviles, y ahora con el Polivalente, que ha impuesto su reclamo en la agenda, pero que aún debe seguir luchando para que se concreten sus demandas.

Llamamos a retomar el plan de lucha en caso de no cumplir con las promesas por parte de los funcionarios.

LEER MÁS:

Las resoluciones de la asamblea de estudiantes secundarios de San Isidro Por Marcos Dipi, 05/04/2024.

Suscribite a Política Obrera