El Sutna se movilizó al Ministerio de Trabajo

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 3 minutos

El Sindicato del Neumático movilizó al Ministerio de Trabajo de la Nación para reclamar el pago total de los salarios en la fábrica Fate, que viene de realizar importantes descuentos en el pago de la segunda quincena de abril. Esta decisión unilateral de la patronal obligó a la Comisión Directiva del Sutna a iniciar un plan de acción a pesar de la cuarentena decretada por el Gobierno.

La movilización del Sutna se realizó en las vísperas de una teleconferencia con la empresa convocada por el Ministerio. La posición de Madanes Quintanilla, dueño de Fate, es no reanudar el proceso productivo hasta que el sindicato acepte las suspensiones con reducción salarial. Mientras tanto, abonó unilateralmente los salarios con descuentos, que en algunos casos llegan al 50% de la quincena. Al momento de publicarse esta nota, la audiencia había pasado a un cuarto intermedio.

Bridgestone y Pirelli, las otras patronales del neumático, tenían la posición inicial igual a la de Fate, pero con el correr del tiempo tuvieron que ceder a la posición defendida por el Sutna comprometiéndose al pago de las quincenas de mayo. Han recibido, eso sí, grandes beneficios de parte del gobierno, como reducciones en los aportes patronales. Esos mismos beneficios Fate ya los había recibido en un conflicto anterior, en el que había presentado un Procedimiento Preventivo de Crisis, que fue dejado sin efecto a partir de la lucha del Sutna y de grandes concesiones impositivas de parte del gobierno. La patronal de Fate viene de imponer en la planta de Aluar en Puerto Madryn un esquema de suspensiones como el que quiere imponer en su planta de San Fernando.

En los discursos que cerraron la manifestación José Meniño, secretario general de la seccional San Fernando, denunció la actitud mezquina de la empresa de querer obligarlos a aceptar el acuerdo nefasto entre la CGT, la UIA y el Gobierno, y llamó a los trabajadores del Neumático a mantenerse en alerta. Alejandro Crespo, secretario general del Sutna, denunció que la patronal obligaba a los trabajadores a romper la cuarentena, al descontar los salarios. Denunció que Madanes Quintanilla -dueño de grandes empresas como Infa, Futaleufú y Aluar- no puede decir que no tiene para pagar los salarios. Planteó que la movilización era una medida inmediata que había que hacer en respuesta a la actitud patronal, y que, si era necesario, iban a multiplicar la lucha.

La movilización del Sutna estuvo precedida por un bloqueo frente a la fábrica durante el fin de semana, cómo una medida preventiva de cualquier maniobra de la patronal. La vigilia contó con actividades hacia el barrio aledaño, como un Lentejazo popular. La vigilia recogió la solidaridad de gran parte del movimiento obrero de la Zona Norte como la 60, Mondelez, los Suteba, entre otros, destacándose una nutrida delegación de activistas de Bed Time, que vienen de una semana de ocupación contra los planes también extorsivos de su empresa.

La marcha del Sutna -realizada siguiendo los protocolos de distancia y utilización de barbijos- fue acompañada por distintas delegaciones sindicales y políticas. El Partido Obrero Tendencia participó con una delegación de Fernet Branca, Telefónicos, Estatales, de Alimentación, entre otras. No estuvo presente la lista de la burocracia de Wasiejko, ni en la movilización ni en la vigilia que se realiza frente a los portones de Fate, en una demostración clara de que avalan el plan de reducción salarial de la empresa.

Las luchas obreras crecen en la Zona Norte y en el país, como respuesta a las reducciones salariales pactadas por la CGT, la UIA y el Gobierno. Los trabajadores de Mondelez Victoria desarrollan bloqueos en los portones de sus fábricas contra las suspensiones. Los trabajadores de Later-cer bloquean la calle principal del Parque Industrial de Pilar por la falta de pago. La misma calle venía de ser cortada por los trabajadores de Ilva, por el mismo reclamo.

El rechazo del Sutna a la reducción salarial en Fate contrasta con la pasividad y la entrega del conjunto de la burocracia sindical frente al gobierno y las patronales. El conflicto de Fate comienza a visualizarse, rodearlo de solidaridad es ayudar a su triunfo en vísperas de una enorme crisis política que devendrá de la salida de la cuarentena.

Suscribite a Política Obrera