Día de la Enfermera

Escribe Maxi S. Cortés y Jorgelina Signa

Tiempo de lectura: 3 minutos

En todo el mundo, el 12 de mayo se celebra el Día de la Enfermera. La fecha se eligió en memoria de Florence Nightingale (Florencia, 1820 - Londres, 1910), la enfermera -y escritora- que en 1860 fundó la primera escuela laica de enfermería en el mundo, transformándola en una disciplina profesional. Nightingale también fue la primera mujer que, con su equipo de enfermeras profesionales, atendió a los heridos en la guerra de Crimea. La enérgica intervención de la enfermera cambió desde la higiene de las salas y los alimentos hasta la periodicidad de los controles y logró una drástica disminución de la mortalidad de los soldados.

Hoy, ante la pandemia de Covid 19, la enfermería ocupa un lugar estratégico. Así como sucedió luego de la Primera Guerra Mundial, cuando las enfermeras se ocuparon de las primeras curas directas a los heridos, en los hospitales de campaña, la enfermería no será la misma una vez culminada esta guerra sorda.

Sin embargo, en muchos países, las empresas privadas de salud despiden trabajadores con el argumento de que por la pandemia se derrumban sus beneficios. Como ésta los obliga a reservar la atención para el Covid y pierden el lucro que les garantiza las otras especialidades, recortan gastos despidiendo trabajadores.

Abundan los testimonios como los de Mariya Buxton, enfermera pediátrica de Minnesota: "A las enfermeras se les llama héroes. Pero, realmente, no me siento como una heroína en este momento porque no estoy haciendo lo que me corresponde. La gente me solía decir que siendo enfermera nunca tendría que preocuparme de tener un empleo. Y aquí estoy, con 40 años recién cumplidos y desempleada por primera vez desde que empecé a trabajar" (BBC 6/5).

Por otro lado, la pandemia ha develado que la salud pública se encuentra en ruinas en todas partes, de países más pobres a los países más ricos. Es la primera vez, en la historia de la enfermería, que se habla de despidos, echando trabajadores con años de formación, indispensables en esta emergencia sanitaria, para reemplazarlos por enfermeros precarizados y sin experiencia.

En la Argentina, así como avanza la curva de contagios, también avanza la organización y lucha de las enfermeras en los lugares de trabajo. Hay un reclamo generalizado de mejores condiciones de trabajo, elementos de protección y aumento salarial. Enfermería lucha para organizarse y quebrar la complicidad de la burocracia sindical con los empresarios privados y el Estado, que ha convertido la salud en un negocio. También por el respeto a las licencias, para no perder más compañeros como Silvio Cufré.

Este 12 de mayo, los enfermeros de todo el mundo recordarán a las enfermeras italianas Daniela Trezzi y Silvia Luchetta que se quitaron la vida colapsadas de estrés atendiendo en la primera línea. El gobierno, que no declaró la cuarentena en defensa de “la economía” patronal, hizo estallar de contagios las barriadas obreras. Es el responsable de la muerte de Daniela y Lucía.

La lucha de los trabajadores por defender la cuarentena y por lo tanto la vida se replica en todo el mundo mientras el empresariado defiende su capital, como se ve en Brasil de Bolsonaro o el Chile de Piñera. La catástrofe sanitaria mundial pone de relieve el completo fracaso del régimen social. Mientras los gobiernos desembolsan una cuarta parte de las riquezas del mundo para salvaguardar a los capitalistas, dejan morir a miles de trabajadores.

En nuestro país, el gobierno inició la llamada fase 4 de apertura de la cuarentena, sin tener ninguna indicación sanitaria que la recomiende. Lo que pesa es la presión de los capitalistas por poner en marcha sus empresas. Alberto Fernández ha admitido esta irresponsabilidad cuando acepta que si la curva se dispara se podría retroceder con la resolución.

Este 12 de mayo, y estando en la primera línea de la lucha por el Covid 19, las enfermeras del Mundo saben que es su día y harán lo que hacen los 365 del año: desempeñar una de las profesionales más humanitarias como es el arte de cuidar. Serán las voces de millones de enfermeras que como profesionales, asalariadas, trabajadoras agremiadas y activistas salen a denunciar el derrumbe sanitario.

Sus reivindicaciones y exigencias en defensa de las grandes mayorías marchan a contramano de los intereses capitalistas.

Enfermería tendrá una jornada de lucha por la exigencia del pase a profesional, jornada de 6 horas y un salario acorde a la canasta familiar.

Por la exigencia de test masivos a la población, por elementos de protección personal, por la reapertura de las paritarias y contra los despidos, por el pase a planta y el bono de salud.

Hoy más que nunca, enfermería lucha por la defensa de la vida.

Suscribite a Política Obrera