CBC: un modelo de cursada que nos deja afuera

Escribe Nicolás Morel

Tiempo de lectura: 2 minutos

El 4 de mayo pasado se inició, en todas las sedes del CBC, el llamado “acompañamiento académico virtual”, que cumpliría la función de ir abordando algunos contenidos de la cursada hasta del inicio presencial de clases. La modalidad, que fue presentada por Jorge Ferronato -director del CBC- como una forma de empezar virtualmente con las actividades académicas, chocó con la realidad de un sistema educativo desfinanciado que no puede hacer frente a las necesidades estudiantiles y docentes.

La plataforma creada para poder acceder a las clases mostró problemas desde el momento de su puesta en funcionamiento, con caídas constantes del sistema. Luego, hubo compañeros a los cuales no se les asignaron materias (o se les asignaron otras diferentes a las cuales les correspondían), o que se los anotaba en sedes que no habían elegido. Más aún, el caudal de inscriptos a las materias colapsó tanto a la plataforma virtual como a los propios docentes, acostumbrados a dar clases en aulas abarrotadas de alumnos. Frente a la inexistencia, en la mayoría de los casos, de una respuesta por parte de las autoridades, los propios estudiantes tuvieron que organizarse mediante grupos de WhatsApp, Facebook u otras redes sociales para conseguir los materiales de estudio o para poder conocer la modalidad de cursada de sus materias.

A esto se le suma otro problema: el de compañeros que carecen de los recursos para poder afrontar la cursada virtual, tanto porque no tienen acceso a una computadora como porque no disponen de internet. Para ellos no existe una solución, sino que son dejados de lado.

Ferronato planteó en su carta abierta que el “acompañamiento virtual” no será de carácter obligatorio. A pesar de esto, por otro lado, les adelantó a los docentes -quienes, dicho sea de paso, no han sido capacitados en la modalidad virtual- la posibilidad de que el contenido dictado sea evaluado. Un proceso de evaluaciones en medio de los problemas que presenta esta modalidad puede ser desastroso para la continuidad de los estudiantes en el CBC.

Silencio cómplice

La Federación Universitaria de Buenos Aires, el organismo responsable de representar a los estudiantes de toda la UBA, es de un acomodamiento a las políticas de las autoridades del CBC. Nuevo Espacio, La UES y Franja Morada -agrupaciones que conducen la Federación- han evitado mencionar la crisis en la que estamos sumidos, convirtiéndose así en cómplices de las autoridades. Eso no es casual: recordemos que estas fueron durante los últimos años el brazo estudiantil del gobierno de Mauricio Macri. Un llamado por parte de la FUBA a organizar asambleas en cada una de las sedes permitiría poner en relieve los problemas que nos afectan como estudiantes, así como también discutir de qué manera los resolvemos.

Defensa de la educación pública

Estos problemas son la expresión de un vaciamiento educativo que viene de años. Este vaciamiento presupuestario se muestra hoy en un “acompañamiento virtual” que no puede hacer frente a las necesidades de los estudiantes, generando cansancio y ayudando a profundizar el abandono de la cursada.

Frente a este escenario, luchemos para que las clases se desarrollen bajo nuestras propias necesidades. Vamos por: .

-Aumento presupuestario que garantice el acceso de todos a la cursada virtual. -Incorporación de docentes al CBC para hacer frente al aumento anual de inscriptos y a la sobrepoblación de las aulas. Capacitaciones pagas. -Aumento de emergencia en las becas estudiantiles para aquellos compañeros que no puedan acceder a una computadora o a conexión a internet. -Asambleas virtuales en todas las sedes del CBC.

Desde la UJS - Tendencia vamos a llevar adelante un plenario virtual el próximo sábado 16 de mayo, con el objetivo de discutir la situación y las tareas.

Suscribite a Política Obrera