Puerto de Mar del Plata: coronavirus y precarización

Escribe Santiago Vereb

Tiempo de lectura: 2 minutos

En medio del aislamiento social obligatorio por el Covid-19, el puerto marplatense continúa siendo protagonista de las míseras condiciones de trabajo y falta de protocolo de higiene.

El pasado domingo 17, el barco potero Orión II de la empresa armadora Valdore SA, regresó al muelle tras una fuerte denuncia de los tripulantes a bordo. El buque había zarpado diez días antes sin esperar los resultados de los testeos. La Prefectura Naval Argentina (PNA) abordó la flota y la decisión fue desembarcar al caso sospechoso de Covid-19 en un gomón. Tras continuar los reclamos, el barco regresó a tierra.

Los trabajadores difundieron por redes sociales el posible caso de coronavirus. Se trata de un navegante de 39 años con fiebre y estado gripal. Denunciaron el estado lamentable del buque, el cual no contaba con matafuegos y tenía filtraciones de agua en los camarotes. Las condiciones de higiene eran deplorables, sumadas al hacinamiento.

El puerto marplatense posee un “protocolo” acordado por Sanidad de Fronteras, PNA, Policía Aeronáutica y Aduana. Este precario protocolo de higiene tuvo aplicación solo de manera tardía luego de confirmarse casos de coronavirus, para después ser olvidado nuevamente. Sucedió con el test positivo del trabajador del barco Atlantic Surf III, de la empresa Glaciar Pesquera; y simultáneamente con Scirocco, de Solimeno. Esta última empresa ya había contratado a más de 40 trabajadores, que viajaron desde Corrientes sin ser testeados y en plena cuarentena.

La patronal y PNA utilizaron los medios locales para atacar y amenazar a los tripulantes. Las mentiras de los empresarios son moneda corriente. En este caso, intentaron instalar que fue una escena orquestada y amenazaron con iniciar sumario a los tripulantes relevos. Los trabajadores relevos son contratados, no están en planta, por ende, se quedarían sin cobrar salario en plena cuarentena.

Los trabajadores portuarios vienen demostrando cuál es el camino mediante asambleas en los muelles, cortes y paros en las distintas terminales, acampes en el Parque Industrial y tomas de planta como Apolo Fish, donde actualmente la ocupan por salarios adeudados y contra rebajas del 50%, producto del rescate del gobierno tras el abandono de la patronal.

Es importante la articulación de estas expresiones de todos los sectores obreros del puerto, para elaborar un protocolo que defienda la vida de los trabajadores en contraposición al actual protocolo patronal trucho. Vamos por un paro por tiempo indeterminado hasta que se efectivice el protocolo y estén las condiciones de salubridad garantizadas, sin poner en riesgo la vida; que se distribuyan elementos de higiene y kits médicos necesarios; por cobertura médica irrestricta; convenio colectivo de trabajo y licencias con pago salarial total, para garantizar el aislamiento social de todos los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera