Suteba: Plenario de Secretarios Generales avala a un gobierno sin respuestas

Escribe Emiliano Fabbris

Tiempo de lectura: 3 minutos

Por primera vez desde el inicio de la cuarentena, tuvo lugar una instancia de debate en Suteba, con la reunión de secretarios generales el pasado 20 de mayo. No fue preparada con mandatos, sólo se desarrollaron en forma previa reuniones de delegados en algunos distritos conducidos por la lista Multicolor y reuniones “informativas” en algunos distritos conducidos por la Lista Celeste.

Las resoluciones del plenario exponen, en forma distorsionada, la dramática situación que atraviesa la educación con todo el ciclo lectivo comprometido. Se denuncia la sobrecarga laboral y el pedido de una regulación laboral extraordinaria; la necesidad de cobertura de todos los cargos docentes y de garantizar el acceso a la conectividad, a dispositivos electrónicos y a plataformas virtuales a docentes y estudiantes; la implementación de planes educativos como FINES y Secundaria con Oficios que están paralizados; y otras demandas como las irregularidades en las prestaciones del IOMA, mejoras en la infraestructura escolar, faltantes en el Servicio Alimentario Educativo y el rechazo de la armonización del IPS con el ANSES.

Bien miradas, estas demandas plantean una realidad inobjetable: el Estado no está garantizando el acceso a la educación pública bajo la cuarentena. Estas exigencias requieren de una respuesta inmediata, porque de continuar esta situación, significaría una catástrofe educativa. En la primera semana de junio habrá reuniones de delegados en los distritos de Buenos Aires, pero no forman parte de un plan de lucha de conjunto. Por otra parte, se votó una “Encuesta sobre Trabajo Docente” una acción dilatoria cuando la sobrecarga laboral de los docentes es una realidad nacional. La inminencia del 28 de abril y el 3J no mereció ningún tratamiento en el Plenario, cuando será una instancia fundamental para exponer, entre otras, las demandas de las compañeras docentes que se han intensificado bajo la cuarentena, incluyendo el necesario derecho al aborto.

La cuestión salarial fue directamente abandonada. En Chubut estamos en un resurgimiento del conflicto por el no cobro de salarios y en otras provincias los gobernadores impusieron recortes salariales. En Buenos Aires, los “aumentos” cobrados -más los pendientes-, señalan la continuidad de salarios iniciales de pobreza, que dejaron de actualizarse por inflación. La falta de actos públicos impide a miles de docentes a acceder a más trabajo, condenados en última instancia a tener que sobrevivir con un ingreso de $17.000. A pesar de esto que plantea una reapertura de las paritarias, el reclamo de convocatoria a paritarias resuelto en este plenario no incluye a la provincia de Buenos Aires ya que fue limitado a “los Gobiernos Provinciales que aún no lo hicieron”.

Baradel recogió el guante de un eventual e improvisado retorno a clases presenciales, anunciado por Trotta frente al fracaso de la continuidad pedagógica virtual y a la imposibilidad de calificar a los alumnos. Baradel propuso “la conformación de los Comités Mixtos de Salud y Seguridad en todos los distritos para garantizar las condiciones de higiene y seguridad en el trabajo”. Es indudable la necesidad de Comités formadas por docentes, estudiantes y familias, situación que hoy ya se plantea para organizar la seguridad en la entrega de alimentos que docentes voluntarios se ponen al hombro. Sin embargo, para garantizar “el trabajo” solo puede suponer clases presenciales en las aulas, cuando asistimos a una extensión de la cuarentena, fruto del salto de contagios, y en las escuelas no hay ninguna condición sanitaria.

Yendo más lejos, Baradel dio cuenta de su integración política al gobierno de Fernández-Kicillof y de su pretensión de colocar a todo el Sindicato en ese camino haciendo votar en el Plenario un “aval a las políticas nacionales” (sin el apoyo de los secretarios generales de la Multicolor) luego de aprobar un extenso pliego reivindicativo de demandas educativas que plantean no un aval sino una lucha contra el gobierno responsable. Se denuncian las extorsiones de los fondos y acreedores de la deuda pública a los cuales el gobierno nacional está pagando desde que asumió y hasta el momento.

En materia de “avales”, sin embargo, Baradel descartó un apoyo a la modificación del artículo 109 de la Ley de Educación Nacional (LEN) que fuera votada por el líder de la CTA, Hugo Yasky, y que establece las bases para atacar el derecho a huelga, a la vez que es un saludo a la bandera al boicot que el Estado sobre la educación pública bajo la cuarentena.

La pavorosa crisis educativa pone nuevamente en discusión la necesidad de la independencia política de nuestro Sindicato. Las reuniones de delegados deben tener como norte la convocatoria a un Plenario Provincial de delegados de escuela con mandato.

Suscribite a Política Obrera