Conferencia de Prensa en Villa 21

Escribe Javiera Sarraz

Las mujeres en estado de alerta y movilización.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Este lunes, la Red de Mujeres y Disidencias de la villa 21-24 y Zavaleta, junto a otras vecinas y vecinos, nos reunimos en una conferencia de prensa para denunciar los cortes masivos de agua y luz, y exigirle al Estado la declaración de emergencia alimentaria, habitacional y sanitaria, y la implementación urgente del impuesto a las grandes fortunas.

Primera fallecida

Minutos antes de dar inicio a la conferencia de prensa, las organizaciones presentes fuimos notificadas de la primera fallecida de Covid 19 en la villa. Se trata de la vecina Ramona Collante, anciana de la manzana 19, que falleció durante el sábado pasado, y que habría dado positivo en el hisopado post mortem. Ramona llevaba semanas con problemas respiratorios y fiebre.

Durante el viernes, la familia había llamado a la ambulancia del SAME, y al llegar, los funcionarios de salud señalaron que “no había condiciones para el trasladarla a un centro de salud”, medicándola únicamente con paracetamol. El sábado los familiares llamaron por segunda vez a la ambulancia, la que demoró dos horas en llegar; y para cuando lo hizo, Ramona ya había fallecido.

Migliore miente

Como se denunció en la conferencia, la manzana de Ramona Collante es uno de los sectores sin agua, situación que en otras manzanas se viene arrastrando hace 60 días. Por esto, las dirigentes desmintieron los dichos de la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, quien aseguró a la prensa que todos los problemas de agua estaban solucionados; pues después del corte de calle que organizó la Red la semana pasada, las únicas medidas que tomaron los gobiernos, fueron llevar por única vez un camión cisterna, y entregar sachet de agua - los que en ocasiones se entregan vencidos.

Se denunció también que el Estado le pagó a las empresas constructoras POSE y COPAR la totalidad de las obras de alcantarillado que aún no están terminadas, y que debieron ser entregadas el 2018. Por su parte, los vecinos que sí tienen agua, denunciaron que hace un año y medio, estudios de laboratorio confirmaron que las cañerías de la villa están contaminadas con al menos tres bacterias fecales.

Las reivindicaciones

La Red de Mujeres y las organizaciones presentes reclamamos durante la conferencia: Atención de salud de primera calidad; que se implementen protocolos de atención y que en los traslados y lugares de espera de diagnóstico o estadía se respete el aislamiento; que se garanticen las ambulancias; que la infraestructura de la Ciudad esté a disposición de la emergencia sanitaria para garantizar lugares de aislamiento dignos y seguros; que se entreguen insumos básicos y preventivos sanitarios para las compañeras de comedores; que se entreguen artículos de higiene a todas las familias de las villas; que se abra el “Programa de ayuda a grupos comunitarios”, para la sostener nuevos comedores donde hayan ollas populares; que se fumigue contra el dengue; que se entregue vivienda y comida para las personas en situación de calle; que se entreguen subsidio habitacionales; que se entregue equipamiento tecnológico y acceso a wifi para las y los estudiantes; que se de solución habitacional y laboral para mujeres y disidencias en condiciones de violencia; y que todas estas medidas se tomen en el marco de una declaración de emergencia alimentaria, habitacional y sanitaria, con un impuesto a las grandes fortunas.

También adhirieron a estas reivindicaciones trabajadores de la salud de los CESACs.

Estado de alerta y movilización

El reporte de contagiados por Covid-19 al interior de la villa ascendió hoy a 338 casos, y los funcionarios de salud del CEMAR ya informaron de un segundo fallecido. Y frente al ascenso de la curva de contagios y víctimas fatales, las mujeres de la villa 21-24 se han transformado en la vanguardia de una lucha de vida o muerte: somos las que sostenemos los comedores, las que levantamos ollas populares, las que hacemos el relevamiento de los sintomáticos, las que presionamos afuera de los centros de salud hasta largas horas de la noche para exigir el traslado y aislamiento seguro de los vecinos testeados. Somos las mujeres las primeras en denunciar y rechazar que funcionarios de gobiernos y dirigentes de algunos partidos políticos, llamen a algunas/os activistas para “apretarlas/os” con la intención de desmovilizar la villa; y también somos las primeras en tomar acciones de fuerza cortando la calle.

En vísperas del 3J, la lucha de las activistas de la villa 21 demuestra que todas las perspectivas de organizarse, discutir, deliberar y actuar, están abiertas; y que el programa de las mujeres trabajadoras se encuentra inevitablemente integrado en el programa de la clase obrera.

Frente a las mentiras, amenazas y ensañamiento del Estado contra las familias obreras, organicemos comités barriales con independencia de los gobiernos de Larreta, Fernández y las iglesias, y respondamos única y exclusivamente al interés de nuestras vecinas y vecinos de la villa 21-24. Justicia por las Ramonas; Ni una compañera menos; el Estado es responsable.

02 de Mayo del 2020

LEER MÁS CABA: una campaña política en los barrios

Suscribite a Política Obrera