Las ollas vacías de Mussi y el Movimiento Evita

Escribe Sergio Salgado

Explota la interna pejotista en Berazategui.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El armado con el cual el cuasi octogenario Barón del Conurbano retornó a la intendencia el pasado 10 de diciembre de 2019, replicó el armado nacional del “Frente de Todos”, una amalgama que incluyó al aparato histórico del PJ distrital, la vuelta al redil pejotista de ex “renovadores-massistas” y “ex peronistas de Cambiemos”, sectores de la burocracia sindical, el PCR- CCC, ATE-CTAA y el Movimiento Evita-CTEP.

Como la cooptación peronista suele “pudrir todo lo que toca, y se deja tocar”, en estas horas ha estallado en el distrito un escándalo en relación a un hecho, en principio, trivial.

Un periodista ´acólito´ del “viejo” Mussi, Jorge Tronqui, del Semanario “Verdad e Investigación”, denunció al subsecretario de Desarrollo Social Municipal, Matías Aguirre (Movimiento Evita-CTEP) por el manejo discrecional de los recursos del área y el acaparamiento de alimentos que deberían haber sido destinados a comedores, merenderos y ollas populares. Con esos alimentos se apuntala al aparato punteril municipal, ya que son excluidas de su distribución las organizaciones independientes.

Según la denuncia de marras, producto de este acaparamiento, se habría vencido un tonelaje importante de asistencia alimentaria. De fondo, lo que estalló fue una crisis política entre Mussi y “el Evita”.

Las “ollas de Mussi” y el Evita-CTEP, de cualquier modo, son insuficientes frente a las necesidades reales - funcionan de manera rotativa, una sola vez a la semana, en distintos puntos del distrito.

A horas de la Jornada nacional de lucha de las organizaciones piqueteras combativas, prevista para el jueves 11 de junio, la tendencia del Polo Obrero de Berazategui ha formulado un planteo de movilización unitaria en el distrito por los todos los reclamos de los comedores, merenderos y ollas barriales autónomas a las que la Municipalidad ignora, mientras en Berazategui se arrojan a la basura alimentos no repartidos, pagados con el presupuesto público.

Vamos a la Municipalidad con los reclamos de los barrios: asistencia con provisión de alimentos para los merenderos, comedores y ollas de las organizaciones y comunitarias autogestionadas, kits sanitizantes, elementos de limpieza, testeos masivos contra la extensión comunitaria del Covid19 (en un mes, se quintuplicaron los casos en Berazategui); fumigación de los barrios contra la expansión del dengue (que, en el distrito, suma más casos que el coronavirus), desratización y limpieza, obra pública de infraestructura y viviendas obreras para crear trabajo genuino con salario equivalente a la canasta familiar; pase a planta de los precarizados conchabados para tareas municipales, solución a los problemas de provisión y contaminación del agua de red municipal. Comités barriales que se pongan en pie en todos los barrios, por la apertura de los libros contables de la Municipalidad al control y fiscalización popular.

El 11, a las calles por todos los reclamos. Por una cuarentena sin hambre.

LEER MÁS Alan Maidana: movilización contra el “gatillo fácil” en Berazategui

Suscribite a Política Obrera