La camarilla oficialista del PO monta una provocación en la marcha contra el golpe en Bolivia

Escribe Jacyn

Tiempo de lectura: 2 minutos

Durante la movilización de este lunes 11 en repudio al golpe en Bolivia se produjo un nuevo y bochornoso episodio del aparato oficialista del PO contra nuestra Tendencia. Mientras concentrábamos en el Obelisco antes de marchar, un doble cordón identificado con pecheras del Partido Obrero se instaló frente a nuestra columna para bloquearnos el paso. La acción no tuvo, ni por asomo, la pretensión de resguardar a la columna del oficialismo partidario, que se encontraba, no al frente nuestro, sino a un costado. Simplemente buscaban amedrentar a nuestra militancia. El hecho es que cuando la marcha comenzó, y la columna oficialista ya se había alejado varias decenas de metros y otros grupos se interponían entre ellos y nosotros -por caso, el PTS, como se ve en la imagen-, el doble cordón permanecía en su lugar. No se trataba, por lo tanto, de un cordón dirigido a separar a nuestra columna de la del oficialismo, sólo se pretendía bloquear nuestro paso y armar una provocación.

La camarilla usurpadora del PO aplicó esta misma metodología en ocasiones anteriores. En el mes de agosto, apenas transcurridas las PASO, durante una marcha de los “movimientos sociales” a Plaza de Mayo, un cordón de pecheras del Polo Obrero se interpuso en el camino -y siguió durante toda la marcha- a los compañeros del Polo agrupados en la Tendencia, a su vez, despojados de las conquistas arrancadas al Estado durante jornadas de lucha y movilización.

Más escandaloso aún fue lo que ocurrió el 30 de agosto, frente a la sede del Ministerio de Trabajo de la calle Alem, durante un acto del sindicalismo cuando nuevamente el cordón de la camarilla se colocó junto a nuestra movilización:

“Mediante un cordón de seguridad compuesto por compañeros y compañeras del Polo Obrero, la dirección oficialista se ocupó de seguir paso a paso el trayecto de la militancia de la Tendencia desde que comenzó la marcha, incluso se mantuvieron vigilantes cuando un grupo de activistas del SUTNA se sumó con sus banderas a nuestra columna y a nuestros cánticos y consignas. El momento cúlmine de la acción orquestada por el oficialismo se produjo al llegar a la Secretaría, cuando el cordón de seguridad se abigarró codo contra codo para no permitir que la Tendencia se sumara a las columnas que participaban del acto. Objetivamente, el propósito era generar una situación de violencia para impedir que la Tendencia hiciera valer el derecho de participar de la movilización” (https://politicaobrera.com/politicas/137-2019-09-01-un-episodio-criminal-de-la-aparatocracia)

Días después, el 18 de septiembre, durante la movilización a Plaza de Mayo por el aniversario de la desaparición de Julio López, una patota del oficialismo partidario expulsó a los militantes de la Tendencia que se encontraban con su bandera al final de la columna. Este hecho sin precedentes fue calificado por una representante de la camarilla oficial como “anecdótico”.

En esta ocasión, nuestra columna avanzó para sumarse a la marcha. El doble cordón de la camarilla, después de algunos empujones y de que alguno de sus miembros vociferara que “sólo van a pasar por encima nuestro”, se retiró cubierto de vergüenza -propia y ajena. Pretendían montar una provocación contra la Tendencia, con el propósito de “blindar” a una militancia cada vez más golpeada por la desorientación política y las intrigas.

La descomposición de esta camarilla usurpadora -cada vez más abandonada por la militancia y la periferia histórica del PO- no ha encontrado un límite aún. Los luchadores que todavía revisten en las filas del grupo oficialista deben sacar conclusiones y sumarse a la lucha política por recuperar el Partido Obrero, su programa y sus métodos.

Suscribite a Política Obrera