Crisis habitacional y represión en José C. Paz

Escribe Carla Díaz

Tiempo de lectura: 1 minuto

En los últimos días un intento de toma de tierras en Barrio San Atilio, donde funciona hace años un basural clandestino y un intento de toma de casas deshabitadas y sin terminar de planes de viviendas en el Barrio León fueron ferozmente reprimidos por la policía, dejando varios vecinos heridos. La represión se extendió hasta horas de la noche hacia todo el barrio.

José C. Paz es uno de los distritos más pobres del conurbano. En los últimos años crecieron los asentamientos. Los barrios creados a través de planes de viviendas son grandes villas urbanizadas rodeadas de basurales y se extienden en forma de asentamientos aún más precarios en todos los términos. Un alto porcentaje del distrito carece de calles asfaltadas y no existe una red de agua ni cloacas. Una publicación señalaba que, por falta de medios, la población más humilde utilizaría combustión a leña para calefaccionarse y cocinar, provocando amplias zonas deforestadas. Un botón de muestra de la extrema pobreza en la se encuentran las familias obreras del municipio.

La situación se agrava producto de la pandemia. José C. Paz es una expresión clara de la crudeza de la crisis social a la que están sometidos los trabajadores.

A este cuadro de desidia se suma la precariedad sanitaria producto de políticas de vaciamiento y la cuestión ambiental que ha convertido al distrito en un gran basural. Todos estos problemas hacen que el aislamiento obligatorio como medida de prevención para poner en resguardo la vida y la salud sean imposibles.

La aceleración de los problemas sociales ha generado expresiones de crisis políticas en el gobierno municipal, que se manifiestan en disputas entre distintos sectores de punteros.

José C paz es el patio trasero de una provincia donde el gatillo fácil, la persecución y la represión hacia los trabajadores más precarizados, hombres, mujeres y jóvenes cartoneros, de la limpieza, la construcción, la salud y la educación son la respuesta política de Mario Ishii frente a la miseria, el hambre y la desocupación.

Es necesario más que nunca un plan de lucha organizado por los vecinos mediante la deliberación de todos los problemas en asamblea que coordine todos los reclamos.

Por un plan de viviendas.

Basta de basurales clandestinos.

Basta de represión en los barrios.

Suscribite a Política Obrera