“Hablamos por los que fueron callados”

Escribe Vanina Kosteki

Discurso de Vanina Kosteki en el Puente Pueyrredón, a 18 años de los asesinatos de Maxi y Darío.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Recién estaba pensando, ¿cómo arranco? Siempre pienso lo mismo, pasan los años, ya 18, y siempre pienso lo mismo: qué voy a decir, cómo voy a arrancar y como nos vamos a ir de acá. Y a veces tengo que acomodar esas cuestiones en mi cabeza para saber qué es lo más importante y que no quede nada afuera.

Hace 18 años, después de la muerte de Maxi, tuvimos que revisar todas sus cosas y encontramos un montón de textos suyos. En uno decía “hablamos por los que fueron callados”. Y eso es lo que hacemos nosotros, hablamos por los que fueron callados, para que no se olviden, para que sigan vivos, para que sigan vigentes. Porque su lucha, la lucha que ellos quisieron callar, nosotros, como familiares, como amigos, como compañeros, hijos, nietos, sobrinos, la seguimos manteniendo viva.

Hace un par de días me decían, “¡¿ay, por la cuarentena que vamos a ir al puente?!”. No, carajo. La lucha se hace en la calle, todos los días y no se abandona por nada en el mundo.

Porque a Maxi lo mató una bala en el pecho y a mí me puede matar una peste. Me importa tres carajos. Voy a seguir estando acá, en la calle, en el lugar donde él tenía que estar, por todos ustedes, por todos los que van a venir y por todos los que fuimos perdiendo a lo largo de estos 18 años.

La lucha no se abandona, no se negocia y a los traidores hay que señalarlos y ponerlos en la vereda del frente. Por eso somos los que somos y estamos los que estamos acá, porque no somos ningunos traidores a la sangre derramada a la lucha que ellos dieron hace 18 años. Y hoy, 18 años después, estamos reclamando trabajo, vivienda, educación, salud, que el gobierno de mierda que tenemos no nos da; al contrario, nos sigue matando porque sigue negociando con algunos y, como decía la compañera, Chiche es una reverenda hija de p*. ¡Porque de la calle no me va a sacar nunca ni a mí ni a nadie que tenga ganas de luchar! Porque la vida de Maxi vale y vale mucho y valió mucho. ¡La suya, la de Darío y la de todos los compañeros que perdimos!

Alberto, me importa tres carajos que seas Presidente, pero lo tenés a Duhalde, que es un asesino, con vos. Y vamos a seguir luchando y no vamos a abandonar nunca la calle y vamos a seguir tirando para el mismo lado y vamos a seguir poniendo el pecho como lo puso Maxi y vamos a seguir dándole la mano y acompañando como lo hizo Darío, pero en la calle, unidos y no negociando ni planes, ni IFE, ni la mar en coche; queremos trabajo genuino, queremos educación y queremos salud y una vivienda digna para todos nuestros hijos.

Así que, compañeros, hoy de este puente tenemos que irnos pensando de que hay que seguir luchando y que no hay que bajar los brazos y seguir manteniendo viva y vigente la memoria de Maxi y Darío. Y todo aquel que quiera usar el nombre de Maxi y Darío en vano hay que darle un voleo en el culo como se lo merece, porque la lucha no se negocia con nadie, no se transa con nadie, y no lo vamos a permitir, vamos a continuar luchando acá en el lugar que nos pertenece, en la calle. Muchas gracias a todos por estar acá, por el esfuerzo que han hecho y por seguir acompañándonos y por seguir manteniendo la vida de Maxi viva y vigente. ¡Y no dejemos de luchar!

Muchas gracias.

Suscribite a Política Obrera