Por el triunfo de los municipales de Moreno

Escribe Corresponsal

Tiempo de lectura: 2 minutos

A casi 3 meses del acuerdo paritario firmado por el Sindicato de Trabajadores Municipales de Moreno- STMM (dirigido por Marcelo Cosme hoy concejal por el Frente de Todos) de solo un 15% en dos veces, los trabajadores vienen reuniéndose y manteniendo asambleas diarias. Este miércoles, la medida de lucha tomada fue más fuerte dado que, luego de cobrar los sueldos, no se realizó el pago del aumento paritario.

El lunes 11, se votó por unanimidad para el pasado miércoles la concentración en la plaza Fuentealba y corte de autopista mano capital. Luego de dicho corte, se llevó a cabo una movilización de conjunto entre ATE Moreno y organizaciones sociales y políticas hacia el municipio a fin de esperar al intendente Walter Festa, a quien el jueves pasado, 16 concejales habían aprobado citar al Concejo Deliberante con el fin de que diera explicaciones sobre temas sensibles (entre ellos el pago del aumento para los municipales), aunque no estaba planteada la interpelación sino más bien un pedido de informes. Sin embargo, el intendente no se presentó, ni tampoco la mayoría de los concejales (solo fueron seis), el primero con el pretexto de no haber sido informado con un plazo de antelación de cinco días hábiles. El concejo por lo tanto no sesionó.

Un párrafo aparte merece el STMM que no solo firmó un acuerdo paritario muy alejado del costo de la canasta familiar, sino que boicoteó activamente el pedido por su efectivización, primero rechazando llamar al paro y por ende luego, no llamando a movilizar al Concejo Deliberante.

Observamos una crisis de poder en la que por un lado Festa y los concejales, luego de cuatro años de administrar el ajuste de Vidal, son incapaces de dar la cara ante los trabajadores que siguen de paro y en estado de asamblea. Por el otro, la dirección burocrática del sindicato municipal STMM muestra una vez mas su incapacidad y negatividad a dirigir un proceso de lucha que permita a los trabajadores municipales conquistar sus reivindicaciones más básicas.

La crisis de Moreno es económica, política y social. El conflicto de los municipales abrió una crisis más general ya que puso en evidencia la incapacidad política y material de los gobiernos municipales entrantes y salientes. Por un lado, Festa desapareció, el municipio no tiene gobierno. Por el otro, la Intendenta electa Mariel Fernández, aún sin asumir, ya planteó su negatividad a los aumentos salariales señalándolos como una irresponsabilidad. Hoy los municipales se encuentran tomando la Municipalidad a fin de obtener respuestas. Cansados de trabajar por salarios que ni siquiera cubren la canasta básica.

El conflicto de los trabajadores municipales es solo una arista más de los enormes problemas de salud, vivienda, trabajo que afrontamos los trabajadores del distrito. Es necesario que se abran los libros contables del municipio y sean expuestos ante el conjunto de la población trabajadora y avanzar sobre una tasa especial para las grandes fortunas, tarea que solo puede ser llevada adelante por los trabajadores del distrito. Desarrollemos asambleas en cada lugar de trabajo para poner en pie una gran coordinación de las luchas en Moreno que le imponga una derrota al régimen hambreador con el método de la acción directa y la organización independiente de los trabajadores. La incapacidad del ausente político Festa y una Mariel Fernández que rechaza los aumentos salariales, incluso antes de asumir, demuestra que los trabajadores somos los únicos que tenemos las condiciones políticas para imponer nuestras reivindicaciones asumiendo el control del distrito.

Suscribite a Política Obrera