Bolsonaro, fascismo y frente único

Escribe Osvaldo Coggiola

Tiempo de lectura: 16 minutos

La descomposición del gobierno de Bolsonaro desafía a los analistas y los análisis políticos debido a su velocidad. Tan pronto como la tinta del último artículo publicado se había comenzado a secar, una novedad ocupa el escenario político. La caída de Abraham Weintraub del MEC (y su fuga proyectada en el extranjero, como criminal, para ocupar un puesto en el Banco Mundial), los arrestos del paramilitar y operador financiero bolsonario Fabrício Queiroz (arrestado en una propiedad del abogado del presidente) y la increíble “Sara Winter”, líder de un grupo fascista, los “300”, que apoyan a Bolsonaro (grupo que está para los escuadrones mussolinianos, o las SA hitlerianas, como el Pato Donald está para Napoleón) se suceden sin pausa para respirar, se suma a la presión por la investigación de noticias falsas, el juicio del TSE sobre la acusación del boleto ganador en 2018, y están vinculados al asesinato-quema del archivo de otro amigo de Bolsonaro y su familia, el jefe de los paramilitares Adriano da Nóbrega, probable articulador de los asesinatos de Marielle Franco y Anderson Gomes.

La clase dominante, es decir, la clase capitalista (brasileña o no) está en desacuerdo. Una parte sustancial de sus representantes políticos se opone a la caída (destitución) de Bolsonaro y su pandilla, principalmente de su ministro Paulo Guedes, prefiriendo dejarlo hacer su “trabajo sucio” (tornado urgente por la crisis económica, agravada, pero no originada, por la pandemia) hasta finales de 2022, cuando sería posible reemplazarlo con las menos dolorosas vías institucionales habituales. El trabajo sucio se ha llevado a cabo principalmente a través del acuerdo estratégico, además de las divergencias secundarias, entre las iniciativas económicas y laborales del Ejecutivo, complementadas o corregidas por el Legislativo: recortes salariales legalizados, suspensión de concursos públicos y la no aprobación de los ya realizados (en momentos en que el sector público necesita desesperadamente refuerzos para combatir la pandemia), reubicación y profundización de la privatización de la Seguridad Social, exención impositiva para grandes empresas, subsidios al capital financiero, legalización de despidos y un hermoso etc. El ejecutivo fascistoide, minoritario en el Congreso, paga el precio del acuerdo en forma de ministerios y puestos suculentos (y bien dotados) de segundo nivel en la administración federal. El llamado “Centrão” es el principal cliente de este toma y daca, tomando los beneficios con su mano derecha mientras que a la izquierda tiene el garrote de juicio político (y probable encarcelamiento) no solo del entorno operativo, sino de los miembros de la familia gobernante.

El riesgo de ese posicionamiento es triple: 1) Dejar una fracción del poder político (el Ejecutivo) en manos de la camarilla de Bolsonaro que, en condiciones de agravamiento de la crisis y en ausencia de alternativas políticas, puede usarse contra los otros poderes para reducirlos a una función decorativa o simplemente para destruirlos, enviando a sus poseedores, como predijo y deseó explícitamente al profeta Abraham (Weintraub) a la cárcel; 2) Continuar confiando en que el principal apoyo internacional de Bolsonaro, Donald Trump (y otros miembros gobernantes menos importantes de lo que se llamó la “Internacional Antiliberal” en 2019) continúa apoyándolo (lo cual no está claro, ya ha habido declaraciones Trump tomando distancia), o que él mismo (Trump) siendo destronado como consecuencia de la rebelión popular que atraviesa los Estados Unidos (Black Lives Matters) en un año electoral; 3) Despertar una rebelión popular en Brasil, que ya no es sorda (ver cacerolazos repetidamente y movilizaciones callejeras, contra grupos fascistas y en defensa de los trabajadores de la salud) y que puede hacer que su gran desventaja actual (la pandemia y la aislamiento social) una ventaja, agregando a sus filas no solo a los participantes y organizaciones habituales en las movilizaciones, sino a toda la población, incluidos los desorganizados, que se ven obligados a luchar por su derecho elemental a la vida.

De ahí que otro sector de la clase dominante, con el muy insospechado Rede Globo a la cabeza, sea partidaria, explícita o implícitamente, de adoptar las medidas institucionales que facilitan la remoción de Bolsonaro. Es claro que también es una posición que conlleva riesgos, ya que el comienzo de un juicio político abriría una crisis de poder que desencadenaría una enorme movilización popular, en una palabra, la variable que no exhiben, pero la más probable, es la de un golpe de estado, porque Brasil, es decir, el pueblo, no soportaría un largo proceso parlamentario de un “impeachment”. Las Fuerzas Armadas están bajo esta doble presión, con el factor agravante (que no existía, o casi, en el último golpe, el de 2016) de una reducción notable en su capacidad para desempeñar un papel de arbitraje (vía golpe), debido a que más de 2800 militares trabajan en funciones administrativas del gobierno federal. En la mayoría de los casos, reciben funciones gratificadas (FG), lo que genera un aumento en el salario, pero hay muchos en puestos comisionados (CC), especialmente los reservistas. De este total, alrededor de 1500 son del Ejército, 680 de la Armada y 622 de la Fuerza Aérea, es decir, el golpe en el poder político requeriría un golpe previo dentro de los cuarteles, lo que transformaría eso en un golpe al cuadrado, cuando la fuerza política de tales poderes está más para raíz cuadrada.

¿Qué es esto si no es una crisis de poder, o “crisis institucional”, que se desenvuelve detrás de un noticiero que rivaliza, no solo en la audiencia, sino también en los alcances cómicos o trágicos, con las telenovelas que anteceden o preceden en el cronograma de las TVs? Cualquier análisis que no parta de esa crisis, y de su base material (o “económica”), se limitará a los de filigrana, tal vez de manera inteligente y perspicaz, pero perdiendo de vista el conjunto y su plataforma de sustentación. La crisis política / institucional y su base económica son tan profundas que ponen sobre la alfombra las alternativas extremas del golpe (incluido el fascismo) o de una rebelión de masas contra todo el régimen político y social, es decir, con proyección revolucionaria, independientemente del grado de conciencia sobre sus posibles protagonistas (que es, en general, como se producen las revoluciones, como se cansó de demostrar la buena Historia o como se realiza la humanidad, en cuyo camino la relación entre el interés privado y lo universal es inseparable y se verifica en la participación por oposición, como lo enseña la buena filosofía).

Sería ilusorio pensar, por otro lado, que la crisis solo divide a la clase dominante. Por el contrario, en el campo de la izquierda (ya sea “intelectual” o “militante”, o ambos) se ha abierto un debate político de fondo, en relación con Bolsonaro y las perspectivas, en gran parte, pero no completamente, oculto por el espejismo de la “unidad contra Bolsonaro”, más o menos equivalente a la unidad de los católicos en masa o la unidad de los evangélicos en el templo. Su aspecto más evidente es la cuestión del “Frente Amplio” contra Bolsonaro, criticado por individuos / militantes o portavoces de diferentes corrientes (como la Consulta Popular) por incluir no solo, como es obvio, corrientes políticas reaccionarias, sino, sobre todo, figuras y partidos que se sienten perfectamente cómodos votando medidas antipopulares y favorables al gran capital en el parlamento, junto con los partidarios de Bolsonaro. A lo que se responden, obviamente, que para evitar el peligro del fascismo es lícito aliarse incluso con el diablo, si adopta una postura antifascista. Lo sorprendente es que se considere semejante debate, que es el del “frente único”, como nuevo, ya que es más viejo que caminar, y que se pretenda encararlo haciendo una abstracción perfecta de toda su historia, más que antigua.

Para aquellos que gustan de un marxismo “puro”, no contaminado por la incómoda presencia de realidades no relacionadas con la teoría (es decir, victorias y derrotas, avances y retrocesos, en suma, de historia y de vida), digamos que, bien leído, ese debate ya estaba presente en el Manifiesto de 1848, cuando declaró: “¿En qué relación se encuentran los comunistas con los proletarios en general? Los comunistas no son un partido en particular en comparación con otros partidos de trabajadores. No tienen intereses separados de los intereses del proletariado todo. No establecen principios particulares según los cuales quieren dar forma al movimiento proletario. Los comunistas difieren de otros partidos proletarios solo en que, por un lado, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios enfatizan y hacen valer los intereses comunes, independientes de la nacionalidad, de todo el proletariado, y por el hecho de que, por otro lado, en las diversas etapas de desarrollo por las que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, siempre representan el interés del movimiento total” (o “en su totalidad”, dependiendo de la traducción). Los comunistas, por lo tanto, deberían hacer política, incluidos frentes, pero con una posición diferenciada y libertad para defenderla, no para dedicarse simplemente a proclamar un sistema perfecto que surge de la cabeza de un genio.

En la Internacional Comunista (aquellos que tuercen la nariz ante la mera mención del dicho pueden hacerlo a partir de ahora, llamándolo superada y demodée, y preguntándose qué tiene que ver esto con la larga propaganda ideológica de las mismas fuerzas que llevaron al poder a Bolsonaro), esa era la cuestión del “Frente Único de Trabajadores”, una respuesta no solo al ascenso del fascismo en Italia (1922) sino también al ultraizquierdismo de los jóvenes partidos comunistas, que lanzaban ofensivas aisladas destinadas a conquistar el poder, ignorando su condición minoritaria en la clase trabajadora, todavía dominada por los viejos aparatos socialdemócratas, al mismo tiempo asumiendo que esos aparatos podrían ser empujados al campo de la revolución a base de suprimir, es decir, sin delimitarse programáticamente de ellos. El IV Congreso de la Internacional Comunista extendió la táctica del Frente Único al mundo colonial y semicolonial, con su composición mayoritariamente campesina y predominio de los movimientos nacionalistas (o “populistas”, como quiso la sociología posterior), como “Frente Único antiimperialista”.

Durante las décadas de 1920 y 1930, con divisiones en la Internacional Comunista (¡y también en la Internacional Socialista!), el ascenso y la consolidación del nazifascismo, primero en Alemania, y el surgimiento de la revolución colonial, primero en China, el debate sobre el Frente Único ganó en profundidad y dramaticidad, por razones conocidas. Contra la orientación suicida de la dirección de la Internacional Comunista y su teoría del “social-fascismo” (era necesario derrotar a la socialdemocracia para enfrentar el nazismo, que solo sería un breve preludio de la revolución proletaria) Trotsky luchó por el Frente Único Obrero contra el fascismo, un frente basado en la lucha política y la acción directa, no en la aglutinación verbal de todos los partidos que compiten o divergen del nazismo por cualquier motivo, lo que lo habría llevado a un frente con los partidos que formaron el primer gobierno de Hitler (que serían, hoy, los partidos que conforman la base parlamentaria y política de Bolsonaro, incluidos los que alguna vez fueron la base parlamentaria del gobierno del PT), allanando el camino para la construcción del Estado nazi, una política que habría llevado a Trotsky a pasar a la historia como un imbécil (en una nota al pie).

Trotsky hizo esto basándose en una caracterización del nazifascismo, combatiendo aquella que lo veía como una repetición radicalizada o empeorada de los movimientos y dictaduras derechistas en el pasado, confrontándose con el propio Marx que, según Trotsky, “imaginó el proceso de liquidación demasiado unilateral de las clases medias, como una proletarización al por mayor de artesanos, campesinos y pequeños industriales”. La crisis y la descomposición capitalista, en la época monopolista, tuvieron consecuencias imprevistas: “El capitalismo arruinó a la pequeña burguesía a un ritmo más rápido de lo que lo hizo al proletariado. Por otro lado, el estado burgués actuó conscientemente durante mucho tiempo con miras al mantenimiento artificial de la capa pequeñoburguesa”. Las consecuencias políticas de este proceso para la contrarrevolución contemporánea fueron enormes: “Si el proletariado, por alguna razón, hubiera demostrado una incapacidad para derrocar al orden burgués sobreviviente, el capital financiero, en la lucha por mantener una dominación inestable, solo podría transformar la pequeña burguesía arruinada y desmoralizada por aquel, en ejército pogromista del fascismo. La degeneración burguesa de la socialdemocracia y la degeneración fascista de la democracia burguesa están unidas como causa y efecto”.

"Causa y efecto", sin embargo, no significa decir que la socialdemocracia y el nazismo fueron "hermanos gemelos", una idea que sirvió a la Internacional Comunista como base para la teoría del "social-fascismo", quebrando toda posibilidad de unidad proletaria y victoria contra el Nazifascismo. Mientras que los partidos comunistas stalinizados consideraban la victoria nazi como un "mal menor", Trotsky ya advirtió sobre la horrenda originalidad del nuevo tipo de contrarrevolución, en 1932: "El fascismo pone en pie aquellas clases inmediatamente por encima del proletariado, y que viven con recelo de ser obligadas a caer en sus filas; los organiza y militariza a expensas del capital financiero, con cobertura oficial del gobierno (...). El fascismo no es solo un sistema de represalias, de fuerza bruta, de terror policial. El fascismo es un sistema gubernamental determinado basado en la erradicación de todos los elementos de la democracia proletaria dentro de la sociedad burguesa”.

Antes del ascenso de Hitler en abril de 1931, el KPD (Partido Comunista de Alemania) convocó, junto con el NSDAP, a votar en contra del SPD para derrocar al gobierno socialista de Prusia, en el “plebiscito rojo” (que los nazis llamaron “plebiscito negro”). En noviembre de 1932, se alió con los nazis contra los “bonzos” socialdemócratas en la huelga de los transportes de Berlín. Como resultado de estas posiciones acontecieron las crisis políticas que derrumbaron sucesivamente al gobierno centrista de Brüning, el gabinete de Von Papen en noviembre de 1932, y luego el gobierno del general Von Schleicher, hasta el llamado a Hitler para convertirse en canciller, el 30 de enero 1933. Hitler llegó al poder sin la resistencia de los trabajadores y con el apoyo de la burguesía, intermediada por el ex ministro de finanzas del gobierno centrista Stressemann, Hjalmar Schacht, que había ocupado el ministerio de finanzas incluso en gobiernos “socialistas” anteriores (¿algún parecido con algunos ministros de la dictadura-nueva república?).

El nazifascismo fue un fenómeno internacional (aunque nacional y nacionalista por su forma y plataforma política), que apelaba a una mezcla de tradicionalismo extremo (el Imperio Romano para el fascismo italiano, la cruz esvástica de las tribus indoeuropeas para el nazismo alemán), combinado con un modernismo extremo (que llevó a los futuristas italianos, con su apología por la velocidad, a apoyar el fascismo, así como a representantes de la alta cultura y filosofía alemana apoyaron a Hitler pensando que los liberaría del atraso histórico de la unificación alemana tardía) no porque esas fueron formas elegidas al azar para manipular a las masas, pero debido a que esta contradicción (o "variedad") espiritual-simbólica reflejaba las contradicciones reales.

En palabras de Trotsky: “Había muchas personas en el país arruinadas o en camino a la ruina, con cicatrices y heridas recientes. Todos querían golpear sus puños sobre la mesa. Y este Hitler podría hacerlo mejor que los demás. Es cierto que no sabía cómo curar el mal. Pero sus arengas resonaban, a veces como órdenes de mando, a veces como oraciones dirigidas a un destino inexorable. Las clases condenadas, o las enfermas fatales, nunca se cansan de hacer variaciones en torno a sus quejas, ni de escuchar palabras de consuelo. Los discursos de Hitler estaban todos sintonizados con esa clave. Forma descuidada, sentimental, ausencia de pensamiento disciplinado, ignorancia paralela a la erudición sutil, todos estos defectos transformados en cualidades. (...) El fascismo abrió las entrañas de la sociedad a la política. Hoy, no solo en las casas de los campesinos, sino también en los rascacielos de la ciudad, coexisten el siglo XX con la X y la XIII”. Mucho antes de que naciera la “semiología”, Trotsky advirtió que “si los caminos del infierno están llenos de buenas intenciones, los del III Reich están llenos de símbolos”, porque “si cada pequeño burgués mugriento no puede convertirse en Hitler, una parte de él se encuentra en cada mugriento pequeñoburgués”. Sería suficiente agregar el siglo XXI. Cualquier parecido con Bolsonaro no es una mera coincidencia.

El fascismo fue, y es, un fenómeno histórico típico de la era de la descomposición capitalista, y un fenómeno político de una etapa de polarización de clases que coloca la alternativa más o menos inmediata entre revolución y contrarrevolución. Como en la década de 1930, los “tiempos oscuros” fueron allanados por los gobiernos del Frente Popular -como los gobiernos de coalición de izquierda en la República de Weimar que precedieron a Hitler, o los gobiernos del Frente Popular en Francia y en España que precedieron a las dictaduras de Vichy (Pétain) y Franco -porque sucede, en palabras de Eric Hoffe, que “a menudo hay una diferencia monstruosa entre la noble y tierna esperanza y las acciones que ella desencadena. Como si el desfile de jóvenes floridos precediera al paso de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis” (El verdadero creyente). ¿Cosas del pasado? Fue la Unidad Popular que precedió a Pinochet en Chile, y el Frente Brasil Popular que precedió a Bolsonaro en Brasil. La fiesta con muchos invitados antes de la tragedia con solo uno (o una familia) participante. Sin las definiciones expuestas, las caracterizaciones del “fenómeno de Bolsonaro” y, sobre todo, la determinación de los medios políticos para combatirlo están, en el mejor de los casos, en el vacío de expresiones de deseo o, en el peor, en colaboración con la impotencia para hacerlo. Se puede argumentar tanto como se quiera sobre “ese” imperialismo, “aquella” clase trabajadora, “aquel” campesinado, en suma, esas condiciones históricas ya no existen más (¿y qué es la historia sino el cambio perpetuo?). Será difícil argumentar que el capitalismo ya no existe más, eludiendo la caracterización de la era histórica en la que se encuentra, y renunciar a decir que Brasil se encuentra en una cierta etapa de su camino político, en la que muchas (no todas) las contradicciones y males de su pasado están expuestas, en primer lugar la esclavitud africana de cuatro siglos. Si no se hace esto, solo sería apropiado afirmar que Bolsonaro es un producto del azar, y esperar que la misma oportunidad nos libere de él, que es una posición políticamente conservadora e intelectualmente cretina.

Es sorprendente, por lo tanto, que en un artículo en Folha de S. Paulo firmado por varios intelectuales (profesores titulares) uspianos, animado por el elogioso propósito de “evitar que ella (la amenaza fascista) se consume, pero haciendo que retroceda al espacio marginal de donde nunca debería haber salido”, se afirma que “no hay consenso entre los académicos sobre la definición de fascismo. En parte, la dificultad proviene de la naturaleza misma del fenómeno, que escapa a la fácil identificación. El fascismo fue reaccionario y revolucionario; buscaba la tradición, pero admiraba la tecnología; predicaba el orden a través de la rebelión; se presentaba en contra del sistema, pero tenía fuertes conexiones con las élites; le hablaba al pueblo, a pesar de ser profundamente autoritario y de sofocar cualquier crítica al liderazgo”. Como si las polémicas y las luchas expuestas anteriormente no hubieran existido, no se hubieses dado respuestas intelectuales y políticas (no del todo fáciles, por cierto), y estuviésemos enfrentando el fascismo, además de tener una aversión natural y muy humana, como un elefante con los ojos vendados en una tienda de porcelana. Las polémicas historiográficas (o sociológicas, o...) sobre el fascismo continuarán existiendo, y es muy bueno que sea así (y que se desarrollen con total libertad): lo mismo puede decirse sobre las causas de la caída del Imperio Romano.

Aunque Brasil no ha pasado por una guerra, como Italia o Alemania, ni por una ocupación colonial, como China, aquí también “hay muchas personas arruinadas o en vías de estar en la ruina, con cicatrices y heridas recientes”. Parte de ella se convierte en una chusma dispuesta a hacer cualquier cosa para preservar (o conquistar) una posición social imaginaria. En las palabras certeras de Lincoln Secco: “En tiempos de crisis, el fascismo ensalza públicamente el crimen. A través de formas torcidas, rompe con la culpa individual y revela las raíces sociales del delito. Los encuentra culpables de sus propios crímenes en una raza, en un grupo político o en un enemigo externo. Con tal pretexto logra reprimir cualquier descontento social y gana el apoyo de las clases dominantes porque las defiende mejor que los cuerpos judiciales habituales. Pero el fascismo solo viola las instituciones que ya estaban desmoralizadas. Para derrotar una revolución real o imaginada, las fuerzas armadas, los tribunales, la prensa e incluso la policía deben negar su neutralidad, abandonar sus ritos, desacreditar su discurso y violar el debido proceso legal. En nombre de la lucha contra el crimen, las instituciones se vuelven medio criminales; y los verdaderos delincuentes fingen ser políticos medio honestos. El fascista no fuerza su ingreso a la democracia, solo patea una puerta que ya se había sido abierta. No es otra la razón por la que los héroes policiales hacen justicia con métodos ilegales y defienden inmoralmente la moral de los ciudadanos. El fascismo es un fenómeno fronterizo entre la ilegalidad y la legalidad y, por eso, encuentra en la policía una fuente de reclutamiento”. ¿A dónde fueron y dónde son reclutados los paramilitares brasileños?

Por esta razón, cuando los docentes antes mencionados buscan la causa política del desprestigio de las “instituciones (pseudo) democráticas” del país, un desprestigio cuidado por el bolso-fascismo, en el hecho de que “la extrema derecha” supo aprovechar el impulso antiinstitucional suscitado por manifestaciones de 2013, con sus temas de representación antipolítica y refractarios a los modelos de gobernanza característicos de la democracia posterior a la Constitución de 1988 ... El fascismo brasileño surfeó esa ola, presentándose como una fuerza que repudiaba el juego institucional predominante en la vida política del país. Por lo tanto, cabalgando el corcel antisistémico... etc., sin mencionar el capitalismo, su crisis histórica y la fase política de su crisis, ni el apoyo (bastante público, por otro lado) de la comunidad empresarial (brasileña e internacional, especialmente la aristocracia financiera) al alza, y el gobierno de Bolsonaro, ya no solo ignorando, sino que ocultando la dimensión fundamental (y, en verdad, la más obvia).

Cuando se señala, en el nivel histórico, que “el fascismo brasileño siempre ha estado por ahí, con su rostro y sus gestos amenazantes, aunque, en general, vagando por los márgenes de la vida nacional. Ahora, sin embargo, alcanzó uno de los centros de toma de decisiones del Estado brasileño", por razones con las cuales el capitalismo (el único que existe, es decir, el que está allí, no el "tipo ideal" weberiano) no tendría nada que ver. Y sería bueno que la calificación de reaccionario, o por lo menos de altamente inconveniente, de las "manifestaciones de 2013" (¡en general!), también estuviese sujeto al escrutinio de la duda sobre su "identificación" (con razones aún más fuertes que aquellas en relación con el fascismo).
Ahora, el “fascismo brasileño” tiene todo que ver con el capitalismo brasileño de hoy, con sus necesidades actuales (debido a la crisis) y las circunstancias (debido a la pandemia). Como señala Edgar Azevedo, “la burguesía trata de aprovechar un Brasil devastado por miles de muertes y por la desorganización económica, para imponer un ataque histórico a las condiciones de vida de la clase trabajadora en todos los frentes. El “ganado” que Guedes quiere llevar a cabo consiste en una operación política compleja, que se está cocinando junto con Centrão, que contempla al mismo tiempo reformular toda la política social, aprobando una nueva contrarreforma laboral con la “Tarjeta Verde-Amarilla” y reintroducir el proyecto de Pensiones por capitalización. El plan es una respuesta al fracaso político de Bolsonaro y tiene como objetivo organizar y confrontar, con los recursos del capital financiero, la fracción de la clase trabajadora empujada a la economía informal contra los trabajadores asesinados para eliminar las conquistas históricas, tomando como puntos de partida las medidas “excepcionales” tomadas en el contexto de la pandemia, la desesperación y la desmoralización debido al desempleo y la falta de perspectivas”.

La fortaleza de esa perspectiva (cayeron once ministros, pero Guedes se mantiene firme y cuenta con el apoyo del empresariado) también es su debilidad, ya que debe enfrentarse a una clase trabajadora no derrotada, que ya ha protagonizado importantes movilizaciones sociales y políticas contra Bolsonaro y su régimen, un movimiento popular en aumento (especialmente el antirracista, fortalecido por las movilizaciones en los EE. UU.) y que, a través de una profunda lucha política de fondo, puede organizar a los desempleados y los afectados por la pandemia en un combate político de masas contra el capital y su Estado, reclamando nacionalizaciones y expropiaciones bajo control de los trabajadores, no en nombre de una "ideología estatista" (como pretenden los neoliberales), sino de las necesidades básicas de supervivencia de la gran mayoría de la población.

Para concretar el Frente Único de Clase (y Antiimperialista), el único que realmente puede derrotar al fascismo, es necesario poner en pie las organizaciones de la clase trabajadora, del movimiento popular y de la juventud, que, de manera diferente a la década de 1930, no están sometidas al control de las burocracias todavía aureoladas por el nuevo prestigio de las grandes batallas del siglo XIX o de la Revolución de octubre de 1917. La tarea no es fácil (ninguna tarea política de alcance histórico lo es), también es intelectual (exige salir de la vulgaridad , el cliché ideológico o historiográfico y el estrecho marco nacional / nacionalista), es latinoamericana (porque Brasil es un “país continente”, pero no una isla) y es el único que corresponde a la mejor tradición intelectual y política brasileña, como el que nos dejó Mário Pedrosa, nacido hace 120 años y gran organizador del combate antifascista de 1934 (Brasil es uno de los pocos países que derrotó al fascismo en la calle, y esto también es una tradición) sin mencionar al joven viernes Edrich Engels, nacido exactamente y muy recientemente hace 200 años.

Suscribite a Política Obrera