Hospital "Petrona Cordero": contagios masivos, cierre de neonatología y maltrato laboral

Escribe Flor Blumen

Tiempo de lectura: 3 minutos

Paradójicamente en el mismo lugar donde la vida se abre paso, el Covid19 avanza y contagia. Durante estas últimas semanas, en la Neonatología del hospital “Petrona Cordero”, de San Fernando, se desarrollaron episodios que derivaron en una crisis, con 11 trabajadorxs contagiadxs, dos bebés prematuros en la misma situación y el cierre temporal del sector.

Las enfermeras venían señalando de manera insistente la importancia de los protocolos y la necesidad apremiante de tener los EPP a disposición. Sin embargo, se las desoyó, derivando en la atroz situación que acontece estos días.

Desidia estatal, persecución y maltrato laboral

Hace meses que las compañeras enfermeras señalan con preocupación la falta de claridad en cuanto al uso de los EPP, la puesta en práctica de los protocolos y la rotación por distintos sectores.

En abril, un paciente con Covid19 había contagiado a un sector importante de trabajadorxs. Producto de esta situación, las compañeras lograron arrancarles a los delegados de ATE una asamblea donde se pusieron a debate todas estas situaciones. Se elevó una carta al director y aparecieron algunos elementos de protección. De todos modos, con los días, entre las licencias, contagios y aislamientos, el trabajo se fue poniendo muy difícil y el personal comenzó a escasear.

El martes 30 de junio se supo de una nueva compañera contagiada, esta vez en Neo. Sin embargo, no se aisló a ningún contacto estrecho y no se hisopó a ninguna otra compañera, incumpliendo el protocolo completamente. Con el correr de los días, otras compañeras empezaron a tener síntomas y tuvieron que acercarse por cuenta propia a las guardias a pedir ser hisopadas.

Recién el 9 de julio, una semana después, producto de la fuerte presión de las trabajadoras se logró el hisopado al conjunto del sector, arrojando 11 contagiadas y dos bebés con menos de 28 días de vida positivos de Covid.

A partir de estos resultados comenzó una persecución incesante a la primera compañera Covid positiva. El director, íntimo colega del intendente del distrito de San Fernando, Andreotti, se acercó a la cama de la compañera enfermera (violando todos sus derechos, incluso como paciente) y le dijo “sos una criminal, vos contagiaste a todo el sector y te vamos a hacer un sumario”. El director es quien durante esa misma semana obligó a trabajar a varias compañeras que fueron presentando síntomas, pidiéndoles “que se pongan bien las máscaras” y sigan con sus tareas hasta tener los resultados del hisopado.

La situación es de máxima gravedad. Hace apenas pocas horas se supo de otro contagio en el área de Pediatría y tampoco se ha aislado a los contactos estrechos. Mientras las noticias empiezan a circular, el director del hospital miente descaradamente y publica un comunicado oficial donde dice que los protocolos se han cumplido a rajatabla.

Las compañeras de Cicop, sin embargo, desmienten esta situación. “En el área de Pediatría, esta semana se detectó el primer caso positivo de una trabajadora de la Salud y aún no se ha aislado a ningún contacto estrecho. Lo antedicho demuestra que los directivos, en contexto de pandemia, desprotegen a profesionales y usuarios, en pos de mantener en funcionamiento los servicios y aún a costa de poner en juego la vida de ambos”.ver en

Esta situación se combina con una falta total de equipamiento por parte del distrito, que tiene los polideportivos atestados de gente y ello deriva en una sobrecarga absoluta en el mismísimo hospital.

Las compañeras de Neo se pusieron a la cabeza de esta situación y elaboraron un pliego de reivindicaciones que presentarán en estos días a sus sindicatos, ATE y salud pública, para que se eleven al ministerio de trabajo, salud y ART. El inmovilismo de las conducciones sindicales choca de lleno con la deliberación entre las compañeras. Se está desarrollando un agrupamiento importante en defensa de la vida y el trabajo. Más que nunca, queda en claro que es entre y desde lxs trabajadorxs que se puede discutir, diseñar y poner en marcha un protocolo adecuado para el funcionamiento del hospital.

Sus reclamos son bien claros: por la efectiva aplicación del protocolo, por EPP, por testeos a todo el personal, por una comisión de lxs trabajadorxs que tenga control sobre el manejo del comité de crisis, por la apertura inmediata de puestos de trabajo. Basta de maltrato laboral.

Por una coordinación del conjunto de los y las trabajadoras del Cordero que discuta y desarrolle un plan de lucha para hacer efectivos sus reclamos.

Suscribite a Política Obrera