Lucas Verón: apartan al fiscal de la causa

Escribe Vanina Rojas

Tiempo de lectura: 2 minutos

A pedido de la familia, la fiscal general Patricia Ochoa decidió apartar al fiscal Juan Pablo Tahtagian de manera preventiva y poner al frente de la investigación por el crimen de Lucas Verón a los fiscales Claudio Fornaro y Marcos Borghi.

Lucas fue asesinado por dos policías bonaerenses cerca de su domicilio, en González Catán, cuando regresaba con un amigo de comprar gaseosas. Sus familiares y amigos realizaron una manifestación en la puerta de los Tribunales de La Matanza para reclamar el esclarecimiento del hecho. Tuvieron que soportar la provocación por parte de la policía, que causó una profunda indignación y la furia de quienes pacíficamente se manifestaron exigiendo justicia. La familia de Lucas, asesorados por abogados de la Comisión Provincial de la Memoria (CPM) exigieron que se aparte al fiscal, quien había apretado a uno de los testigos para que declare falsamente que el asesinato había sido en contexto de un “robo”. La hermana de Lucas, Cintia Verón, insistió en la exigencia de perpetua a los policías responsables.

Mientras se avanza en la investigación, la autopsia confirmó que el disparo de la policía bonaerense fue lo que generó la muerte de Lucas. Hasta el momento, se encuentran imputados los policías Ezequiel Benítez y Cinthia Duarte por el delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego". Ambos se negaron a declarar. Los peritajes de balística determinarán cuál de los dos policías efectuó el disparo que le costó la vida a Lucas.

La familia y los organismos de derechos humanos desarticularon el intento de ocultamiento por parte de la policía y el poder judicial. Denunciaron prontamente a la policía en complicidad con el fiscal, por ocultar, hostigar y detener ilegalmente a la víctima sobreviviente del hecho, el amigo de Lucas, con el objetivo de obligarlo a declarar contra sí mismo. De esta forma se evitó la construcción de la versión policial de un robo que no existió.

El caso de Lucas Verón responde a un accionar que es cotidiano de las fuerzas represivas en todos los gobiernos - hoy con Espinoza en la intendencia de La Matanza y Kicillof en la gobernación. Un nuevo caso de gatillo fácil en un contexto de la desaparición de Facundo Astudillo Castro. El día que asesinaban a Lucas, el ministro de seguridad Berni visitaba La Matanza. Es responsable del accionar de la policía.

La lucha por justicia para Lucas se abre paso contra cualquier intento de cooptación, ocultamiento e impunidad.

La militancia del Partido Obrero (Tendencia) se pone a disposición de la familia para todas las acciones que se convoquen.

Justicia por Lucas Verón, perpetua a los responsables.

Suscribite a Política Obrera