Otro crimen imperdonable de la Seaboard

Escribe Julio Quintana

Tiempo de lectura: 1 minuto

Se acaba de hacer público el fallecimiento de un obrero de la Seaboard, ex ingenio Tabacal. El compañero se encontraba trabajando y cayó sobre una cinta transportadora y fue tragado por una trituradora de caña.

Su espantoso fallecimiento no fue un mero accidente. Este compañero ya había denunciado ante sus superiores la excesiva carga laboral que sufría, sin obtener respuesta alguna. Desde hace tiempo los obreros y su sindicato, el STA, denuncian la falta de mantenimiento de la fábrica y el sobre trabajo que ha causado la imposición del llamado “turno relevante” por parte de la patronal yanqui. Ahora cada sector trabaja con un 20% menos de personal y las jornadas laborales se extienden hasta 12 horas en promedio y sin descansos, pagándose como horas extras simples, cuando antes se pagaban como dobles. El bloqueo patronal al ingreso de obreros temporarios que agravan el sobre-trabajo. Las tercerizaciones de los trabajos de mantenimiento y el abaratamiento de costos en repuestos y materiales, también contribuyen a la posibilidad de accidentes graves y fatales.

La patronal dice investigar las causas del hecho, pero los obreros conocen lo amañado de sus investigaciones. Ya en la última gran huelga del 2016, uno de los motivos que caldeo el conflicto fue el despido de un obrero a quien se lo culpabilizó del incendio de una cinta transportadora, cuando en realidad se produjo por desperfectos en una de ellas calderas.

Es necesario abrir de manera inmediata la deliberación obrera para frenar la avanzada patronal que se viene imponiendo desde el 2018, después de despedir a 181 obreros, ya que sólo ha traído mayores penurias contra los obreros de la Seaboard. Por adecuadas condiciones de seguridad y salubridad en todas las áreas del ingenio, garantizada por comisiones obreras con facultad de parar la producción ante los incumplimientos patronales que ponen en riesgo la vida de los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera