España: huelga indefinida de médicos residentes

Escribe Ricardo Méndez

Tiempo de lectura: 2 minutos

En España, desde hace una semana, particularmente en las comunas de Madrid y Cataluña, se viene desarrollando una huelga indefinida de Médicos Residentes Internos (MIR) todos los lunes y durante las guardias de fin de semana, acompañada de masivas movilizaciones en reclamo condiciones salariales y de convenio que se equiparen a los médicos de planta efectiva.

La situación sanitaria española se ha visto agravada después del colapso humano que dejó decenas de miles de contagiados y millares de muertos por la pandemia del Coronavirus. Ocurre que hace poco menos de un mes el gobierno pasó a fases de “reapertura de varias actividades” para la vuelta a la “normalidad”. La consecuencia inmediata fue la reaparición de brotes del COVID-19 en varias comunas y regiones a lo largo del país sumando nuevamente tensiones a los desmantelados sistemas sanitarios.

Los residentes madrileños hicieron punta con el ingreso a la huelga hace más de una semana, cuando 2.000 residentes marcharon y despertaron un movimiento huelguístico que muchos prevén que se extenderá a todo el país de no resolverse los reclamos. Por lo pronto, el Sindicato Médico de la Comunitat Valenciana (CESM-CV) se sumaría también a la huelga indefinida.

La idas y vueltas de las autoridades comunitarias y nacionales fueron el desencadenante de la propagación del movimiento huelguístico. Agotamiento por jornadas extendidas, discriminación en los bonos por coberturas de guardias y bajos salarios son algunos de los reclamos. Asimismo, los residentes reclaman el derecho a sindicalización e igualdad de condiciones laborales con los médicos efectivos. Precisamente, las obligaciones a las que son sometidos los residentes desencadenaron la rebelión. Pero el malestar recorre a todos los trabajadores y profesionales de la salud.

Como señala Enrique Alfonso, presidente del Sindicato de Médicos Unidos por sus Derechos, “esto no solo ocurre en Madrid, debería ser extensible al resto de España, porque las condiciones no son las que deberían ser. Las autoridades deben ser conscientes de que la situación que estamos viviendo no sólo es esto que estamos viendo, muchos médicos están pendientes de seguir el camino de los MIR si no se dan soluciones. Hemos estado muchos años tragando una situación de saturación y el coronavirus ha sacado a la luz la situación de médicos con el agua al cuello que nos ha desbordado” (www.elespañol.es, 14/7).

Por otra parte, los bajos salarios son una reiteración del reclamo. Una médica residente desde hace dos años en un hospital de Madrid denuncia que “con 1.000 Euros no podemos vivir, solo el 70 % va a pagar nuestro apartamento en una de las ciudades más caras del país, somos mano de obra barata” (ídem).

Objetivos

En concreto, el objetivo de la huelga de los residentes es conquistar el descanso obligatorio de 36 horas tras la realización de guardias los sábados, y un franco adicional tras las guardias de domingo y demás días festivos; la jornada laboral ordinaria máxima de 37,5 horas semanales y el pago de las horas extras de las horas de guardia médicas, entre otros aspectos.

Una característica esencial de este movimiento (MIR) es que ante la imposibilidad de sindicalizarse se han organizado como colectivo con representación electas en asamblea para negociar con el gobierno. Los trabajadores de la salud relatan en varios reportajes que recorrieron todos los caminos, en junio escribieron cartas, notas y tuvieron reuniones con directivos de clínicas y hospitales. Sin embargo, todavía no han recibido respuesta.

De mínima, los medios españoles coinciden en la extensión del movimiento huelguístico a todos los hospitales públicos donde se espera que más de 4.000 médicos se sumen la próxima semana al reclamo.

Suscribite a Política Obrera