San Miguel: los obreros de plástica Mangone en peligro

Escribe Ezequiel Amarilla

Tiempo de lectura: 1 minuto

Una semana atrás, los trabajadores de la plástica Mangone (ubicada en Av. Balbín y Martin Rodríguez, del partido de San Miguel) se negaban a ingresar a la planta tras haberse declarado casos de COVID19 entre el personal, varios sospechosos con síntomas y otros a la espera de los resultados de los hisopados. Ante este cuadro, la patronal cerró la planta y habría hecho una desinfección, tras lo cual continuó la producción, sin testeos ni otras medidas de seguridad.

Mientras tanto, y a sabiendas de que el período de incubación puede extenderse hasta dos semanas, los trabajadores están expuestos al contagio, por el desprecio a la vida y la salud por parte de la empresa. El comedor, el baño y los vestuarios siguen siendo un foco de concentración y de exposición al contagio. Mangone expresa una tendencia generalizada de la clase capitalista; incumplimiento de protocolos, falta de entrega de equipos de seguridad e higiene, falta de inversión en seguridad y prevención y una ausencia deliberada de inspección estatal.

Las deliberaciones están a la orden del día. La fábrica sigue operando y no se han declarado nuevos casos por el momento. Pero los episodios recientes han generado una tensión que perdura. La lucha por protocolos de seguridad, reducción de la jornada sin ninguna rebaja salarial y todas las reivindicaciones obreras, se vuelve inevitable. En la fábrica y en todos los establecimientos que están siendo usinas de la extensión de la enfermedad.

Coordinemos urgentemente la lucha de los trabajadores de Mangone con las demás fábricas de la zona que están peleando por los mismos objetivos. Como los obreros de BedTime, impulsemos asambleas por el cierre preventivo de la fábrica con una desinfección completa, hisopados a todo el personal y un protocolo aplicable que resguarde la salud, discutido, resuelto y supervisado por una comisión de los propios trabajadores.

Suscribite a Política Obrera