Zárate: contagios masivos en el Hospital Zonal “Virgen del Carmen”

Escribe Hilda Prado

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las autoridades del Hospital Zonal “Virgen del Carmen” emitieron un comunicado el pasado 9 de julio con la firma del Director Asociado, Dr. Guido Antonelli, informando que doce de sus trabajadores han dado positivo en covid19. El mismo aseguraba que "la situación está controlada" que "se trata de una situación esperable ante el actual estado epidemiológico regional" y que "se hace llegar tranquilidad a los compañeros, familiares y a la población de Zárate ya que el Hospital continúa en su máxima labor y totalmente preparado ante la contingencia". Lo mismo afirmaron con el primer caso positivo en el hospital el 2 de junio. Un mes después, se suman 12 nuevos casos.

El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires anunció que enviará sólo cinco enfermeros para reemplazar a los doce que deben cumplir aislamiento domiciliario. Lo cierto es que esta situación era "esperable", ya que se enmarca en un cuadro general de vaciamiento del hospital público que es previo al inicio de la pandemia, desde hace años.

A la precarización laboral -tanto en el sector público como privado-, falta de insumos, camas, personal, jornadas laborales extensas y bajos salarios se le suman hoy el congelamiento de las paritarias y el aguinaldo en cuotas a un sector de los estatales. Una vez más, se ponen de manifiesto las condiciones en que los trabajadores tenemos que afrontar cotidianamente la pandemia.

Un hospital vaciado como el de Zárate necesita de la totalidad del personal para funcionar. Pero ante cada caso positivo, se aísla a la menor cantidad de "contactos estrechos" posibles, valiéndose de la cuestionada definición de la OMS. Pero esta lógica de disimular el vaciamiento del hospital reduciendo los hisopados puede terminar llevando al colapso al personal de salud.

Esta política se ha detectado en varios hospitales de la zona norte, demostrando que no un hecho aislado, por lo que se deben determinar las responsabilidades políticas de los contagios.

La situación entre los y las trabajadoras es apremiante. Urge el aislamiento y el testeo de todo el personal que estuvo en contacto con los casos confirmados. Es prioritario la entrega de los elementos de protección personal de alta seguridad y de calidad para prevenir que sigan expandiéndose los contagios entre trabajadores.

Es necesario impulsar la organización sobre la base de asambleas y la elaboración de protocolos por parte de los propios trabajadores.

Un reguero de conflictos recorre a todo el sistema de salud de la zona norte, tanto público como privado. El reclamo del personal de protocolos propios, de provisión de elementos de protección choca en todos lados con los ajustados presupuestos públicos y con las ganancias de las clínicas privadas. En el Mercante, en la Clínica Talar, en el Hospital de Pacheco, en el Hospital Cordero se suman reclamos.

Para desarrollar estas medidas es necesario impulsar una coordinadora interhospitalaria de trabajadores de la salud que coordine y delibere sobre las demandas para enfrentar la crisis sanitaria que ha expuesto esta pandemia.

El derrumbe del sistema público de salud exige un aumento extraordinario del presupuesto y que se ponga a disposición todos los recursos del sector privado, confluyendo en un sistema único de salud, bajo control de sus trabajadores.

Suscribite a Política Obrera