“EE.UU. sumergido en un oscuro agujero ante el COVID. No hay plan para salir", CNN news

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 3 minutos

“La destructiva irracionalidad impulsora del beneficio capitalista lo hace incapaz de contener la actual pandemia global. El 10 de julio, EE.UU. registró la asombrosa cifra de 70,000 nuevos casos de coronavirus en un solo día, y Florida vio 11,433 casos, con 435 personas más hospitalizadas. Al día siguiente, la reapertura de ´El lugar más mágico en la Tierra´, Disney World, comenzó en ese estado. Las entradas para los cuatro parques temáticos ya están agotadas para el mes de julio. Mientras tanto, en todo el país se informa que en Los Ángeles las fábricas que producen máscaras especiales para trabajadores de la primera línea, bajo la iniciativa de LAProtects, se han convertido en una fuente importante de infección por coronavirus. Las condiciones de explotación bajo salarios de miseria hacen que la fuerza laboral, principalmente migrante, deba soportar consecuencias mortales. Se cerraron tres fábricas después de que trescientos trabajadores contrajeron COVID-19 y cuatro murieron” (John Clarke , Counterfire, 14/7).

“´El 10 de julio, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que el número de casos de COVID-19 se había duplicado en las seis semanas anteriores´... en la mayor parte del mundo, el virus no está bajo control. ´Está empeorando´, dijo” (ídem). La mayor parte se la llevan los países que siguen a pie juntillas a Trump, comenzando por los propios EE.UU. y luego el Brasil de Bolsonaro.

Un artículo de la CNN norteamericana se tituló “Estados Unidos se está sumergiendo en un oscuro agujero COVID, y no hay ningún plan para salir". Según John Clarke el texto “capta muy claramente el desacuerdo que existe dentro de las clases capitalistas y los establishmets a escala internacional. El artículo expresó el horror y disgusto liberal por las travesuras de la Administración Trump. Lamentó el hecho de que ´los competidores de EE.UU. en Europa y Asia y el Pacífico ... han tenido más éxito en la supresión de las curvas de infección´. Señaló los esfuerzos más sólidos para mantener esa curva bajo control, como la reciente imposición de un encierro de seis semanas en Melbourne, Australia. No es que los intereses de los que habla CNN estén menos dedicados al flujo de beneficios que los republicanos de Trump. Sin embargo, son algo más prudentes y racionales, y entienden que una 'plaga moderna' incontrolada, con una 'curva de muerte' tremendamente trepadora, pondrá de rodillas a la economía. Se burlan del curso de la avaricia imprudente que Trump representa porque temen que falle en sus propios términos. No importa cuán despiadado sea el desprecio por la vida humana, el virus no controlado prevalecerá sobre cualquier intento de continuar con los negocios como de costumbre” (ídem). Dos de los principales pivotes de Trump en América Latina han llevado todo esto al extremo. “Bolsonaro vetó las disposiciones de una ley que obligaba al gobierno federal a proporcionar agua potable, desinfectantes y una garantía de camas de hospital a las comunidades indígenas en medio de la pandemia COVID-19. Un grupo de defensa dice que esto ´negará el mínimo necesario para la supervivencia de estas comunidades´. Bolivia también está viendo una situación espantosa. Los equipos de trabajo en Cochabamba tuvieron que cavar fosas comunes para las víctimas de COVID-19 después de que un cementerio local dejó de aceptar a los que habían muerto por el virus” (ídem).

El trofeo mayor se lo lleva EE.UU. “El 9 de julio, sin que se emitiera una orden de permanencia en el hogar, los hospitales del área de Houston vieron a 3,812 personas ingresadas para recibir tratamiento para COVID-19, con 1,000 en camas de cuidado intensivo. Los hospitales se están quedando sin capacidad y tienen que colocar a las personas en las salas de emergencia. En Florida los casos por día se han duplicado, y cuarenta hospitales en ese estado se han quedado sin espacio en sus unidades de cuidados intensivos. Horriblemente, hay un informe de Arizona de una solicitud de vehículos refrigerados para prepararse ante la posibilidad de que las morgues excedan la capacidad” (ídem).

“El 12 de julio, el Houston Chronicle publicó un obituario de cuarenta y tres páginas. Podemos estar seguros de que esas personas eran desproporcionadamente pobres, negros y latinos. Sus muertes fueron evitables, y son víctimas de un culto a la muerte en la Casa Blanca que se pone del lado del capitalismo sobre la vida humana”.

“A medida que avanza la reapertura, se estima que veintiocho millones en EE.UU. viven bajo amenaza de desalojo de sus viviendas. Esto puede desencadenar una lucha social aún mayor de la que se inició con el asesinato policial de George Floyd en Minneapolis. Es poco probable que el período venidero esté marcado por la pasividad y mucho más probable que vea una resistencia social explosiva” (ídem).

Suscribite a Política Obrera