Los cortes de Edesur desatan una crisis política

Escribe Lucas D.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los cortes de suministro eléctrico por parte de Edesur en el conurbano bonarense, con miles de familias afectadas que llevan semanas sin luz, ha puesto de relieve una crisis política más amplia.

En el centro de la cuestión se encuentra la cuestión tarifaria. Edesur protagoniza un verdadero lockout por el aumento de tarifas. Con el derrumbe del gobierno Macri, el deterioro generalizado de los salarios y las sucesivas devaluaciones, el sendero de dolarización de las tarifas iniciado por el ex ministro Aranguren, quedó hecho trizas. La cuestión ha llevado a choques y renuncias en el gabinete de Energía del actual gobierno.

Edesur reclama un tarifazo en regla y el pago de una deuda de $3.000 millones a los municipios en los que presta servicio, por el consumo de electricidad en villas y asentamientos. Se trata de un costo que originalmente se encontraba a cargo de la provincia de Buenos Aires, pero que fue trasladado a los distritos al final del mandato de María Eugenia Vidal. Dar vía libre a un tarifazo puede tener implicancias sociales explosivas.

La posibilidad de incrementar los subsidios choca, de un lado, con la negativa de la empresa. Por el otro, con la crisis económica general y una emisión que amenaza con desencadenar una hiperinflación.

En este marco, un sector del kirchnerismo agita la recesión del contrato y una posible estatización de las compañías eléctricas. En el pasado, bajo el gobierno de Néstor Kirchner, las empresas que rechazaron los subsidios apelaron al CIADI, un tribunal internacional que ordenó al Estado argentino pagar resarcimientos millonarios. Ese fue, por ejemplo, el caso de la francesa Suez (ex Aguas Argentinas).

Los reclamos del sector de los intendentes del PJ que, inicialmente, se habían sumado al clamor por el quite de la concesión, ahora han girado al reclamo de que el gobierno nacional se haga cargo de las obras de infraestructura eléctrica necesarias para normalizar el servicio. Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría, se reunió con algunos intendentes y el secretario de Energía, Sergio Lanziani, con el objetivo de avanzar con un plan de obras para los municipios del sur del conurbano. El planteamiento político de los intendentes es volver a retomar el viejo programa “Más Cerca Eléctrico”, que se desarrolló durante la gestión del ex ministro de Planificación Federal De Vido. Este plan de obras públicas fue un subsidio directo a Edesur, mediante el cual se construyeron líneas de distribución eléctrica con fondos del estado apelando a mano de obra totalmente precarizada.

El gobierno se encuentra en un laberinto. El apagón de Edesur está dando lugar a una creciente organización de los trabajadores de los barrios del conurbano.

La salida en términos de los trabajadores requiere en primera instancia la movilización política para que el Estado se haga cargo de garantizar el suministro eléctrico en los miles de hogares que no tienen luz. La expropiación sin pago de todo el sistema energético y eléctrico bajo control de los trabajadores y la inmediata incorporación de todo el personal, bajo el convenio de Luz y Fuerza.

LEER MÁS

Lockout de Edesur y Edelap pone en riesgo a las familias de Zona Sur

Suscribite a Política Obrera