Asamblea de ATE-INTA Castelar fija un programa

Escribe José Luis Perea

Tiempo de lectura: 1 minuto

El pasado jueves 23 se llevó adelante la asamblea general de trabajadores de INTA Castelar, convocada por su Junta Interna para deliberar en torno a la crisis económica y para afianzar su plan de reclamos contra el abanico de precarización laboral. La deliberación de los trabajadores se enfocó en el ahondamiento de la carestía y las penurias generalizadas que se potencian por la falta de paritarias y una pandemia que no para de pronunciar su curva de contagios y fallecimientos.

El debate culminó con una serie de resoluciones. La asamblea consideró que el regreso a las tareas, en las actuales condiciones, es sumamente riesgoso. No alcanzan con las recomendaciones, la botella de alcohol, el tapaboca y la distancia social, imposible de cumplir. Los compañeros que están sosteniendo algunas guardias o tareas esenciales, denunciaron distintas irregularidades por parte del servicio de medicina laboral de INTA y de algunas jefaturas, que trasladan la responsabilidad a los trabajadores, incluso incumpliendo, ellos mismos, normas básicas de seguridad e higiene. Ante este panorama, se analizó la posibilidad de paralización de toda tarea que no presente las debidas garantías sanitarias.

Las resoluciones fueron aprobadas por unanimidad. Se estableció un programa (aumento de salarios ya, apertura de paritarias generales y sectoriales; ninguna tregua al gobierno; pase a planta de todos los precarizados, defensa irrestricta de los protocolos obreros; promover nuevas asambleas en todo el país, unificar todas las luchas en curso) y se resolvió promover nuevas asambleas en todas las unidades del país, algo que se está convirtiendo no solo en una necesidad sino también una obligación.

Sin duda la asamblea marcó un rumbo independiente. Este lunes 27 se reúnen los representantes de ATE INTA de todo el país, para debatir la generalización de estos reclamos, una lucha que recién comienza.

Suscribite a Política Obrera