Movilización contra causas armadas por la policía y el ´gatillo fácil´ en Quilmes

Escribe Joaquín Antúnez

Tiempo de lectura: 2 minutos

El lunes 27 se desarrolló una movilización al Poder Judicial de Quilmes, sobre la avenida Irigoyen, exigiendo la inmediata libertad de tres carreros, Chávez Eduardo Damián, Agustín Velázquez y Ángel Ibáñez, detenidos ilegalmente. Participaron también familiares y amigos de Fernando Leguizamón, víctima de gatillo fácil. Conversamos con los familiares de Ibáñez y Chávez.

¿Por qué los tienen detenidos?

La policía irrumpió el pasado jueves en la casa de Ángel mientras se encontraba junto a Damián y Agustín, cuando estaban por subir al carro para salir a ganarse unos mangos. La Policía Federal los detiene alegando que venden droga y portan armas, algo que no es así. Los que venden droga en el barrio están hoy libres y arreglados con la policía, y nuestros chicos presos. Eso no es todo, la policía los tuvo en la casa desde las 7 de la tarde hasta las 3 de la mañana, donde los torturaron, los obligaron hasta comer mierda de caballo. Esto lo sabemos porque había unos chicos del barrio en ese momento y también los agarraron a ellos, les avisaron a las familias que los tenían recién a las 2 de la mañana, un escándalo. A ellos también los maltrataron, no les importaba que fueran menores de edad.

¿Cómo hicieron para saber ustedes que estaban presos y dónde?

Estuvimos más de 48 horas sin saber dónde estaban, pensamos hasta lo peor. Cuando los pudimos ver estaban todos golpeados, pálidos, con hambre y con sed. Ángel consume una medicación que no sabemos si le están dando, lo que pone en riesgo su salud e integridad física. La policía nunca se comunicó con nosotros, sino que fuimos a la casa y encontramos papeles tirados en el piso que la policía debe entregar en mano a los familiares, cosa que no ocurrió. Mientras los jóvenes que salen a trabajar todos los días sufren esto, los que venden droga en el barrio siguen haciendo lo que quieren. Hay una zona liberada que se mantiene porque la policía lo permite.

¿Pudieron volver a verlos?

Hasta ahora no, sabemos que están en Isidro Casanova, pero no tenemos abogado porque no lo podemos pagar, tampoco asignaron ninguno para que siga el caso desde el juzgado. Al no tener permiso no podemos ir hasta allá, ellos no tienen celular encima así que tampoco los podemos comunicar por ese medio. Es una situación desesperante para nosotros. Es un desastre como se maneja la policía, con tanta impunidad. Y se supone que hay derechos que se respetan, eso no vale nada cuando se trata de los que salimos a laburar y ganarnos el pan todos los días.

Suscribite a Política Obrera