Osvaldo de Marco, luchador por la vivienda, fallece por covid

Escribe Leonardo Perna

Tiempo de lectura: 2 minutos

Este lunes falleció por Covid, Osvaldo De Marco, delegado del asentamiento Lamadrid del barrio de La Boca. La muerte de Osvaldo es un tremendo golpe para los vecinos y organizaciones del asentamiento. Él era un referente en la lucha por la vivienda digna, la urbanización y por el cumplimiento de la ley 2.240.

Denunció el proyecto del “Distrito de las Artes” y los negociados inmobiliarios en el sur de la ciudad. Estaba siempre a disposición para denunciar al IVC, a los gobiernos y todos los entes responsables de la emergencia habitacional y la falta de vivienda digna. Denunció todo esto, con su característica manera directa y sin vueltas, en las audiencias en legislatura, reuniones y movilizaciones junto a las organizaciones y los vecinos del barrio. También denunció la contaminación con plomo de los que viven a orillas del riachuelo y los atropellos a las familias sufridos por las relocalizaciones con la “Causa Mendoza”.

“Tenemos derecho a la ley 2.240, para que nos relocalicen en zona, es anterior al fallo de la Corte y de la lucha de los compañeros”, “esperemos que todo lo malo que vivimos se termine pronto con los nuevos predios, que, después de casi diez años de hacer lo mínimo, no se haga todo de apuro para una especulación inmobiliaria o para la foto”, fueron sus palabras con respecto a uno de los últimos compromisos, ahora incumplido, del gobierno de la Ciudad en 2017.

Como ocurrió con Ramona, de la Villa 31; con Raúl, referente del merendero del MTL-La Boca; y ahora Osvaldo, las villas, asentamientos y barrios populares pierden a aquellos compañeros que están en la primera línea de la pandemia peleando por la asistencia alimentaria, sanitaria y la emergencia habitacional. Esto nos debe hacer reflexionar sobre el verdadero impacto de la política sanitaria del gobierno nacional y de la ciudad. Que ahora ignorando esta situación va a una desregulación aún mayor de la cuarentena.

Osvaldo, era un trabajador ferroviario que nos abrió las puertas mil veces para discutir con los vecinos lo que hacía falta. Como lo hizo en el merendero “Venciendo al Gigante” bajo la autopista para asistir a los niños y pibes del asentamiento. Junto a su compañera Paulina y su familia a la que abrazamos en este momento difícil. A los que dejamos nuestro compromiso a seguir la lucha por la vivienda digna y el derecho a vivir en el barrio de La Boca.

Suscribite a Política Obrera