Residentes y concurrentes: tras la reunión con Bou Pérez sigue el paro por la anulación de la ley

Escribe Julián Asiner

Tiempo de lectura: 3 minutos

Iniciando el sexto día de paro, la organización de lxs residentes y concurrentes se sigue fortaleciendo minuto a minuto. En el día de ayer, se realizaron asambleas por la mañana en cada uno de los hospitales porteños. En algunos casos, era la primera vez que se constituía una asamblea de esas características, reuniendo a cientos de compañerxs de los diferentes servicios y especialidades. Se debatió cómo seguir con las medidas de lucha y se votaron dos delegadxs por hospital para participar de la reunión que estaba programada con la ministra Bou Pérez. También se sumaron a la movilización residentes de Nación y provincia de Buenos Aires.

Bou Pérez, cercada en su propio ministerio

La reunión convocada por la ministra ya era un hecho histórico en sí. Después de ningunearnos durante la elaboración de la ley y el debate legislativo, Bou Pérez se veía obligada a convocar a la Asamblea de Residentes y Concurrentes de CABA. Cuando nuestra columna de varias cuadras se arrimó a la entrada de Amancio Alcorta, lxs trabajadores del ministerio salieron a la puerta a recibirnos con aplausos y muestras de apoyo. Bou Pérez estaba cercada en su propia oficina.

La reunión con la ministra fue un registro del vaciamiento del sistema de salud pública que ella conduce. Residentes y concurrentes denunciamos la falta de personal, las jornadas extenuantes y los bajos salarios, todo lo cual viene a agravar esta nueva ley. Lxs concurrentes, último eslabón de la cadena de precarización, rechazaron una la ley que ni los menciona, salvo en los últimos dos artículos para avalar el carácter gratuito de su trabajo. Planteamos que debía darse marcha atrás con la ley y abrir un debate real sobre la situación de la salud pública y nuestras condiciones laborales.

La ministra se hizo la desentendida, tratando de deslindar responsabilidades en otros ministerios y en el poder legislativo. Reconoció, sí, un problema en la “comunicación”. Trató de justificar el ataque al salario y las condiciones laborales con el argumento de que lo fundamental en la residencia no era el trabajo, sino la formación, como si la degradación del primero no condicionara a la segunda. Nos pidió confianza afirmando que, ahora que ella asume como legisladora, podíamos trabajar en común en la reglamentación e incluso modificar algunos artículos de la ley. Un bicicleteo, en criollo, ya que de no vetarse en esta semana la ley entra en vigencia.

Al terminar, la ministra había convocado a otra reunión con secretarixs de los comités de docencia e investigación (CODEI) de los hospitales, responsables del seguimiento de las diferentes residencias. Bou Pérez les pidió que la ayudaran a hacernos entrar en razón para que depusiéramos el paro. La respuesta fue unánime y contundente: denunciaron que su voz tampoco había sido tenida en cuenta, exigieron la anulación de la ley y manifestaron su apoyo a todas las acciones que resolviéramos residentes y concurrentes.

Veto o paro

La respuesta de la asamblea general que sesionó en la puerta del ministerio no dejó lugar a dudas: veto o paro. Se votó continuar con el paro por tiempo indeterminado hasta la anulación de la ley. Agotada la instancia con Bou Pérez, se resolvió exigir respuestas al dueño del circo, Rodríguez Larreta. Mañana miércoles, desde las 8 am, se instalará un acampe y carpa blanca en las puertas de la Jefatura de Gobierno porteña y se realizará una nueva asamblea general.

La rebelión sigue creciendo. Hoy, martes, se realizó durante mañana la primera asamblea general de todxs lxs concurrentes de CABA. Residentes de Nación y provincia están debatiendo cómo sumarse a las medidas. La burocracia de la Asociación de Médicos Municipales (AMM) tuvo que girar 180 grados y exige ahora el veto a la ley, pero no convoca medidas de lucha. En las asociaciones de base de la Federación de Profesionales, que a las disciplinas mal llamadas “no médicas”, crece el reclamo para un apoyo decidido que involucre también a lxs trabajadoxs de planta. ATE ya convocó a un paro de sus seccionales hospitalarias para participar de la concentración del miércoles.

El jueves, cuando vuelva a sesionar la Legislatura, el reclamo de residentes y concurrentes podría confluir con el de enfermería, biomágenes e instrumentadores que se van a volver a movilizar contra su exclusión de la carrera profesional. La experiencia dicta que si cada sector de la salud lucha por separado contra el Estado es difícil ganar la pelea. Están dadas las condiciones para una huelga general de la salud pública porteña, que termine con la fragmentación unificando a trabajadorxs de planta y precarizadxs de todas las especialidades y escalafones. Es la forma para arrancar el veto y exigir la satisfacción de todos los reclamos del sector, empezando por la impostergable recomposición salarial. A organizar asambleas y mandatos y superar todas las trabas de los cómplices de Larreta.

¡A seguirla hasta el final!

Suscribite a Política Obrera