San Nicolás: nuevo ataque fascista contra Patricia González y Marisa Pavón

Escribe Lucas Giannetti

Tiempo de lectura: 2 minutos

A menos de un mes de haber sido amenazada en su casa por medio de una nota, Patricia González, militante del Partido Obrero (o) de San Nicolás, ha sufrido un nuevo ataque, el incendio de su automóvil, estacionado en la puerta de su casa, el sábado 1 de agosto.

Los agresores hicieron efectivas las amenazas. El 11 de junio, la nota amenazaba a Patricia con el incendio de su casa si no se iba del barrio. En la madrugada del mismo sábado, la delegada del Polo Obrero (o) Marisa Pavón de Avambae, fue víctima de un ataque en su casa: ella y su pareja fueron asaltados y golpeados. Este hecho se vincula al ataque sufrido por parte de la compañera y su hijo hace semanas atrás, a manos de una patota de lúmpenes que actúa en el barrio, con la venia de punteros políticos.

Como hemos denunciado hace menos de un mes desde estas páginas, es un ataque contra la izquierda, de características fascistoides. Estas bandas organizadas al amparo del estado actúan con total impunidad.

Todo esto no podría tener sustento material sin la complicidad de la policía. Las zonas liberadas, que son utilizadas para llevar adelante distintas actividades delictivas, también se ponen al servicio de los ataques a los luchadores. Es necesario denunciar la ligazón de estas bandas con el poder político y con la policía. Todo este entramado, incluye a la Justicia.

La gravedad de estos hechos debe ser colocada en el lugar que corresponde y todas las organizaciones obreras, sindicatos, movimientos sociales, centros de estudiantes, deben pronunciarse y solidarizarse con las compañeras, como primera instancia. En este sentido, desde el Parito Obrero (Tendencia) lanzamos una campaña en la provincia de Buenos Aires de adhesiones y firmas a personalidades de organizaciones de derechos humanos, partidos políticos, dirigentes gremiales, sociales y estudiantiles, para desenmascarar a los responsables políticos y materiales de estas acciones, y la condena correspondiente.

Con los métodos históricos de organización de la clase obrera hay que enfrentar a estas bandas en defensa de las libertades democráticas y de organización. Los hechos de violencia que sufrieron las compañeras en San Nicolás deben ser discutido en una amplia asamblea de activistas, que tenga como primera resolución acciones políticas y prácticas en defensa de las compañeras y sus familias.

De las amenazas de hace un mes a estos hechos, no conocemos ninguna acción de parte de los responsables políticos. El intendente Manuel Passaglia, el gobernador Axel Kicilof y su ministro de seguridad, Sergio Berni, deben dar cuenta de esta situación. Ante cualquier tipo de escalada de amenazas o agresiones, hacia Patricia González y Marisa Pavón de Avambae y de sus respectivas familias, los hacemos responsables.

Suscribite a Política Obrera