Quién financia y para qué a la policía en EEUU

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 3 minutos

Algunas de las compañías de petróleo y gas más grandes de los Estados Unidos financian poderosos grupos policiales en las principales ciudades de los Estados Unidos. Este es el resultado de una encuesta realizada por la Public Accountability Initiative, un instituto de investigación sin fines de lucro, publicada el 27 de julio en The Guardian.

En los Estados Unidos, existen “fundaciones” policiales y entidades privadas que recaudan fondos para financiar la capacitación, armamento, equipo y tecnología de vigilancia de los departamentos de policía en los Estados Unidos. Las fundaciones policiales, en ciudades como Seattle, Chicago, Washington, Nueva Orleans y Salt Lake City, están parcialmente financiadas por grupos industriales y financieros como Chevron, Shell y Wells Fargo.

Las compañías relacionadas con combustibles fósiles también patrocinan eventos y galas que celebran a la policía, mientras que algunas tienen altos ejecutivos que sirven como directores de fundaciones policiales. El informe retrata a la industria de los combustibles fósiles como un enemigo común en la lucha por la justicia racial y ambiental: “Muchas compañías poderosas que son la raíz de la injusticia ambiental también respaldan a los mismos departamentos de policía que tiranizan sobre ellas. Las mismas comunidades que contaminan estos grupos privados”, dice.

La investigación se produce cuando Donald Trump despliega fuerzas de seguridad militarizadas en ciudades como Seattle y Chicago para sofocar las protestas antirracistas, y la opinión pública pide cada vez más que se asignen algunos fondos policiales a los servicios ambientales, salud y social (The Guardian, 27/7).

Los defensores de la ley y el orden piden más armamento militar. Los departamentos de policía están sobrefinanciados (se gastan alrededor de 100 mil millones de dólares en cada año, y las ciudades entregan del 20% al 45% de sus presupuestos generales a los departamentos de policía). El dinero de las fundaciones policiales es adicional, y este dinero es mucho más difícil de rastrear, ya que no están sujetos a las mismas reglas de transparencia que las entidades públicas.

Las 100 empresas de servicios públicos más grandes de Estados Unidos representaron el 80% de las emisiones atmosféricas medibles, según un informe de 2019. Las comunidades afroamericanas de bajos ingresos sufren desproporcionadamente problemas de salud como enfermedades respiratorias y cardiovasculares, y enfrentan un mayor riesgo de muerte por las emisiones de partículas finas que provienen de las centrales eléctricas, según investigadores de la Universidad de Washington y Stamford.

Clase y violencia policial

En EEUU el nivel de asesinatos policiales en el quintil de mayor pobreza es más de tres veces mayor que el del quintil de menor pobreza, comenta un investigador. Es más probable que un policía te mate si sos de la clase obrera.

Luego, el documento examina la relación entre el quintil de pobreza y los asesinatos policiales a través de la demografía racial. Lo que Feldman encuentra es notable: la correlación entre la pobreza y la susceptibilidad a la violencia policial fatal que existe para las personas blancas es mucho más fuerte que para las personas negras y latinas.

En otro peor, las personas blancas que viven en los barrios más pobres corren un alto riesgo de ser asesinados por un oficial de policía, pero las personas negras corren un alto riesgo en todas partes. Podríamos decir que la variable dependiente de los asesinatos policiales es la clase social.

“La relación entre el quintil de pobreza y los asesinatos policiales fue más fuerte para los blancos, 6 para quienes la tasa fue casi 4 veces mayor en el quintil de mayor pobreza (donde fue de 7.9 por millón) en relación con el quintil de pobreza más bajo (donde fue de 2.0 por millón) Para la población negra, la tasa de asesinatos policiales fue 1.8 veces mayor en el quintil de mayor pobreza en relación con el quintil de menor pobreza (12.3 versus 6.7 por millón). La relación fue más débil para los latinos, cuya tasa en la categoría de mayor pobreza fue 1.5 veces mayor que la del quintil de menor pobreza (4.7 versus 2.8 por millón)”.

Suscribite a Política Obrera