Línea 60: paro en defensa de los puestos de trabajo

Escribe Itatí

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las asambleas de los trabajadores de la 60 votaron un paro total de actividades por 24 horas para este jueves 5 y movilizar a la Secretaria de Trabajo (Mitre y Callao-CABA) a las 10 de la mañana.

A principios de este año, mientras los delegados y trabajadores de la 60 se encontraban en lucha contra los juicios persecutorios y los despidos por goteo, la patronal DOTA, apoyándose en un preventivo de crisis trucho, realizó la propuesta de "readecuación" de 12 de los 19 recorridos de la Línea 60, lo que de hecho significaría la extinción de los mismos.

Ante esta amenaza, los trabajadores realizaron asambleas donde votaron el rechazo a la medida. Sin embargo, continuaron los despidos por goteo, que la burocracia de la UTA justificaba como "legales" (artículo 245 de la Ley de Contrato de Trabajo) ya que la patronal pagaba las indemnizaciones correspondientes.

El 31 de octubre se conoció, a través del Boletín Oficial, que la readecuación de la 60 había sido aprobada. Lo que significaría, en un corto plazo, despidos masivos y un enorme deterioro en las condiciones de trabajo. Fue por eso que el cuerpo de delegados convocó nuevamente a Asamblea y se votó un paro total de la línea en defensa de sus puestos de trabajo. Rápidamente se dictó la conciliación obligatoria

Pero el perjuicio no es solamente para los trabajadores de la 60. Las y los usuarios se verían fuertemente afectados, ya que la extinción de recorridos implicaría que deberían pagar 2 boletos en vez de uno. Por esto, al calor de la lucha y organización de los trabajadores de la Línea 60, se conformó un Comité de Usuarias y Usuarios.

El domingo 1 llegó la noticia de que la readecuación había sido implementada. Pese a no contar con las condiciones mínimas y legales para su implementación. Esto es: un lugar de descanso para realizar la espera, para alimentarse y sanitarios; Larreta aprueba que se realice la espera sobre la avenida Libertador hasta la construcción de una cabecera en Barrancas de Belgrano, sin poder garantizar las mínimas condiciones de seguridad e higiene para los chóferes.

Ante la exigencia del cuerpo de delegados de tener un lugar, el cual les corresponde por convenio, fueron amedrentados por una patota patronal con la cierta amenaza de ser perseguidos judicialmente. Por su parte, la Policía de la Ciudad llegó hasta la Avenida Libertador con el fin de realizarles multas por estar estacionados allí.

Nos plegamos a la convocatoria de los trabajadores de la Línea 60 y hacemos extensivo el llamado a movilizar este 5 a Secretaria de Trabajo con el fin de revertir este desguace empresarial.

Suscribite a Política Obrera