Lincoln: “las comisarías son salas de torturas”

Escribe Lisandro Martínez

Tiempo de lectura: 1 minuto

En Lincoln, provincia de Buenos Aireas, cuatro policías fueron acusados golpear a jóvenes detenidos y abusar de ellos sexualmente (www.claridad.com.ar, 31/7).

Jóvenes de entre 14 y 16 años denunciaron torturas en dependencias de la comisaría del partido de Lincoln, que incluían golpes y abusos sexuales por parte de policías bonaerenses.

Hubo una reunión solicitada por las madres de los menores con el Intendente Salvador Ignacio Serenal, el Comisario Ernesto Rodríguez y un periodista local, en la que relataron crudamente el infierno vivido por los chicos. Al conocerse las declaraciones de los pibes, las redes sociales de Lincoln comenzaron a calificar como “salas de torturas” a las dependencias policiacas locales. La sorpresa más grande fueron las declaraciones del comisario Ernesto Rodríguez, quien prometió que "esas cosas no iban a volver a pasar", reconociendo, en definitiva, que efectivamente “pasaron”.

Casos similares han ocurrido en otras localidades. En la vecina General Pinto, un grupo de adolescentes fue atacado por la policía mientras escuchaban música en una casa.

En el Partido de Punta Indio policías golpearon y torturaron a Thiago, de 17 años. Fue golpeado y torturado por policías, quienes lo persiguieron por romper la cuarentena para verse con un amigo.

Estos casos testigos en interior de la provincia de Buenos Aires ilustran lo que ya señala la Comision Provincial de la Memoria, que hay un manual de procedimientos oficial de amedrentamiento y tortura de la bonaerense -el caso Facundo forma parte de este historial-, en el marco de la cuarentena.

Suscribite a Política Obrera