100 días sin Facundo

Escribe Agustina Vaccaroni

Tiempo de lectura: 2 minutos

A poco de cumplirse 100 días de la desaparición de Facundo Astudillo Castro, fueron encontrados, en un rastrillaje en el kilómetro 780 de la ruta nacional 3, restos óseos y objetos diversos, entre ellos, una mochila y un buzo. Según la madre de Facundo, podría coincidir con el buzo que llevaba puesto al momento de su detención. Junto con estos peritajes, la fiscalía federal a cargo de la causa se encuentra realizando pruebas caligráficas sobre los libros de la comisaría de Mayor Buratovich, allanada hace casi dos semanas, y pesquisas sobre el celular de Facundo.

El joven de 22 años se encuentra desaparecido desde el 30 de abril cuando se dirigía desde Pedro Luro a Bahía Blanca para ir a ver a su ex novia. Cristina, su madre, sostiene la hipótesis de una desaparición forzosa por parte de la policía bonaerense y de un operativo de encubrimiento posterior. Facundo ya había sido hostigado y golpeado en el pueblo por la policía, y la última vez que se lo vio con vida fue cuando fue detenido, según declaraciones de tres testigos. Una unidad canina marcó la presencia de Facundo en un patrullero. Además, recientemente se descubrió un elemento personal de Facundo en un viejo calabozo de la comisaría de Teniente Origone, en la localidad de Villarino. Esta línea de investigación es la que llevó a la querella a pedir la detención de cuatro policías al principio de esta semana.

Justicia, policía y poder político, no obstante, siguen trabajando hipótesis contrarias a las presentadas por la querella y, por lo tanto, encubriendo las responsabilidades de la bonaerense. La jueza Gabriela Marrón negó las detenciones pedidas por los abogados de la familia, alegando falta de pruebas. Antes, la fiscalía de Ulpiano Martínez y la propia policía bonaerense, supuestamente apartada del caso, aportaron testimonios falsos que aseguraban que Facundo había llegado a Bahía Blanca. Otro tanto ocurrió con Bevilacqua, el intendente del partido de Villarino, que insinuó que había que investigar la “pista del narcotráfico”. Cristina Castro respondió: “es lamentable lo que hizo con mi familia, no somos narcotraficantes como nos trató el señor, no quiero ni que me pida disculpas ni nada, quiero la renuncia”.

Cristina también expresó su decepción con Alberto Fernández, que se comunicó por primera vez tres meses después de la desaparición de Facundo. En recientes declaraciones, dijo que “en democracia desaparecen personas” y que “han cambiado los Falcón por las Hillux” (Infobae, 06/07). Hace ya más de mes y medio que la lucha de la familia ha logrado nacionalizar el caso de Facundo, acompañado por movilizaciones y reclamos crecientes en la provincia y alrededor del país.

Por su parte, Sabina Frederic, ministra de seguridad de la nación, y Horacio Pietragalla Corti, secretario de derechos humanos, expondrán en el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados. Sin embargo, pocas novedades se esperan de sus disertaciones: Frederic ya ha salido a sostener y apoyar a su par bonaerense, Berni -dejando atrás algunos “roces”- mostrando que no hay “grieta” que valga al momento de sostener la impunidad del Estado.

Que aparezca Facundo con vida ya.

Suscribite a Política Obrera