Frederic recula y encubre a la “maldita policía”

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 1 minuto

Las declaraciones de la Ministra Frederic a un conocido centro de estudios estadounidense, en la que consideró que "no hay muchos robos, pero los medios de comunicación los hacen visibles", trajo aparajeda una ola de críticas del propio Frente de Todos. Santiago Cafiero, y Massa, salieron a cruzarla.

Frederic, entonces, reculó, señalando un aumento del delito, pero sobre todo de la violencia. En su cuenta de twitter desmintió al entrevistador yanqui, afirmando que “estamos un 20% por debajo del mismo período (enero-junio) en 2019. Nos preocupa… que algunos hechos sean de extrema violencia en ocasión de robo".

Después de estos cruces y desmentidas, Massa y Frederic firmaron un convenio de cooperación para la promoción de “políticas públicas en materias de Seguridad”, en un predio de la Policía Federal. Massa aprovechó el contexto para decir que “la inseguridad no es una sensación, es una realidad".

Cerrando filas contra el pueblo trabajador

El reacomodamiento de la “garantista” Frederic viene a cerrar filas con el “manodurista” Sergio Berni. La cuestión del delito es la coartada para un fortalecimiento de la política represiva, en un escenario pospandémico conformado por el desempleo y la pauperización de grandes franjas de los trabajadores.

Los discursos de oficialistas y opositores de los partidos patronales se esmeran en vincular la inseguridad a la pobreza, desde un cinismo en estado puro. Los mismos responsables de las políticas que agudizan la miseria social buscan responsabilizar al pueblo explotado de la escalada delictiva. Naturalmente, es una acción de encubrimiento del delito organizado, vinculado al Estado a través de las fuerzas represivas, la “justicia” y los propios punteros políticos, que actúan, históricamente y de manera cada vez más aguda, como garantes y gerentes del narcotráfico, las redes de trata y las barras bravas.

Cuando se cumplen 100 días de la desaparición de Facundo Castro, visto por última vez el 30 de abril pasado en un retén de la Policía bonaerense, la fuerza fuertemente sospechada por su desaparición, este recule de la Ministra Frederic y la vinculación de la inseguridad a la pobreza actúan como un mecanismo de blindaje sobre la “maldita Policía” desviando el foco del verdadero origen de la descomposición, la violencia y el delito que no es otro que la podredumbre del aparato del Estado.

Suscribite a Política Obrera