La campaña por la legalidad en Bahía y la zona

Escribe Emiliano Fabbris

Tiempo de lectura: 2 minutos

Con el apoyo de trabajadores docentes, comercio, municipales, salud, radio nacional, juventud y simpatizantes nuevos e históricos del PO bahiense, hemos conseguido la primera tanda de adhesiones para la legalidad electoral de la tendencia. Muchos de estos compañeros habían hecho previamente su aporte a la campaña financiera – dicho sea de paso, alcanzamos el 100% del objetivo y vamos por la conquista de más aportes planificados. Están colaborado también en ambas compañas compañeros de Suárez, Tres Arroyos y Puán, localidades cercanas a Bahía Blanca.

En las primeras firmas se recoge el reconocimiento de una actividad militante en defensa de la educación pública, en la construcción del SUTEBA recuperado como herramienta de lucha, del salario, de las condiciones laborales y sanitarias bajo la pandemia – en particular en los supermercados. De la juventud que ha protagonizado una toma del principal terciario del sur de buenos aires exigiendo condiciones dignas de estudio. En la lucha del PDT bahiense contra la violencia hacia la mujer y las responsabilidades de los gobiernos, la justicia. También contra la impunidad de crímenes laborales producto de la precarización laboral -situación extendida en la ciudad- y en la lucha que se desarrolla ahora mismo por la aparición con vida de Facundo Astudillo Castro. Vamos también por la adhesión de compañeros que están colaborando con las primeras actividades del Polo Obrero Tendencia, en Villa Bordeu, luchando contra el hambre y los reclamos del barrio.

En la lucha por las adhesiones se juega también un derecho democrático fundamental: el de tendencia en el Partido Obrero y de la democracia obrera en general, en una ciudad donde las acciones del aparato del PO fueron fuertemente rechazadas. Altamira fue, por ejemplo, explícitamente vetado de poder participar de uno de los plenarios de debate precongresal hacia el XVI Congreso. Militantes que participaron de un plenario convocado por la mayoría del Comité Regional para debatir las candidaturas locales recibieron un adelantamiento de lo que luego se consumaría: “si vas, te colocás a fuera del Partido”. Aun así, participó la mayoría de los militantes del PO. A los pocos días, dos personas cambiaban la cerradura del local del PO: fue la noche anterior al nefasto comunicado que anunciaba las expulsiones masivas, bajo órdenes desconocidas, pasando por encima el Comité Regional y el conjunto de la militancia.

Al poco tiempo de todos estos atropellos y con un enorme esfuerzo militante la tendencia organizó, sin recursos algunos, un acto con más de 100 compañeros durante la última campaña electoral, con Jorge Altamira, cuya presencia fue destacada en los medios por llamar a “echar a patadas al FMI de la Argentina” y votar al FIT-U. Fue el acto más numeroso de la izquierda en la ciudad.

Muchos militantes de la tendencia encaramos esta lucha por la legalidad habiendo desarrollado una importante movilización por la legalidad del PO hace varios años, viajando varias veces a la localidad de Olavarría (a 300 km de Bahía Blanca) a tocar puertas y conseguir afiliaciones. Este esfuerzo militante, también usurpado por el aparto del PO, ahora será redoblado para la lucha por la reconstrucción del Partido Obrero.

Suscribite a Política Obrera