Santa Fe: justicia por Yamila Franco

Escribe Plenario de Trabajadoras - Santa Fe

Tiempo de lectura: 3 minutos

El viernes 31 de julio por la noche, en la ciudad de Coronda, la familia de Yamila Franco (23 años) comenzó una búsqueda desesperada de respuestas, a partir de que, de manera informal, se enteraron de que había un operativo policial donde la joven vivía. Poco después, les informaron de un “supuesto” suicidio con un rifle de aire comprimido.

El caso está lleno de irregularidades. No sólo por cómo se enteró la familia, sino porque desde el principio les negaron el derecho a conocer quiénes estaban de guardia y llegaron al lugar del hecho; también les ocultaron el teléfono del fiscal. Por otra parte, nunca fueron convocados para reconocer el cuerpo. Casi dos días después se lo entregaron a la mamá en cajón cerrado, con una autopsia en curso de la que hasta hoy no han recibido ningún informe.

El único testigo y quien refiere haberla encontrado muerta es un guardia cárcel de aquella localidad, Gabriel Giardini, pareja de Yamila. Convivía con la joven y llamó a la policía. Pero ni él, ni la policía se comunicaron con la familia. Desde la madrugada del sábado 1, los interrogantes sobre dónde estaba el cuerpo y qué había pasado, pusieron en alerta al movimiento de mujeres de la localidad, escenario también de la desaparición y muerte de Magalí Ojeda (16 años), femicidio que el 26 de agosto próximo cumple dos años y permanece impune.

Pedido de justicia

En una entrevista reciente, el hermano de Yamila relató que recién el martes 4 tuvieron una audiencia con el fiscal Nessier. “Nosotros pedimos el esclarecimiento, nos dijeron que se está investigando como un femicidio. Lo que hicieron fue darnos un informe del procedimiento del cual dicen estar conformes con el accionar, pero nosotros no estamos conformes”.

“No hubo denuncia, nosotros estamos como querellantes y cualquier información que tengamos, que sea concreta, tenemos que presentarla con el abogado al Fiscal”, respondió ante la pregunta sobre el accionar policial. Contó, a su vez, que el día sábado fueron a la comisaría a solicitar el número de teléfono de la fiscalía para ponerse en contacto “y entre risas nos dijeron que no lo tenían. De ahí está nuestra disconformidad con el procedimiento”.

“No nos cierra. Desde el vamos no informarle a mi mamá, a ningún familiar, a ninguno, ya nos hace ruido, después la hipótesis que nos brindan, una hipótesis de suicidio con un rifle de aire comprimido que se toca la cola del disparador con el dedo del pie, no cierra para nada. Nos quedan pendientes las pericias balísticas, las pericias químicas, el resultado final de la autopsia y están celulares secuestrados, así que queda todavía mucha información por brindarnos de parte del Fiscal”, expresó.

Por la organización independiente

Ha transcurrido casi dos semanas y todavía no se sabe qué pasó con Yamila Franco. En un desgarrador audio que está circulando, Renata, su mamá, pide difusión para que no quede impune el caso, que se esclarezca y se haga justicia. El movimiento de mujeres de Santa Fe, que en menos de un mes ha perdido también a Julieta Abigail Delpino, Gisela Fiamaca y Rocío Vera, debe exigir de manera urgente justicia por Yamila y todos los femicidios de la provincia, que en lo que va del año supera los 30.

La responsabilidad del Estado debe denunciarse sin miramientos. Las fuerzas de “seguridad” se encuentran relacionadas al crimen organizado, la prostitución, la trata de personas, y también albergan a femicidas. La justicia dilata las investigaciones y encubre constantemente estos crímenes. Solo con organización y seguimiento de cada caso, con puebladas, movilizaciones y la difusión de las vejaciones sufridas por las mujeres, podremos terminar con la constante violencia de éste régimen opresor y arrancar todas las reivindicaciones por las que lucha el movimiento de mujeres y las disidencias.

El jueves 13 se realizará una marcha en Coronda pidiendo el inmediato esclarecimiento del caso y JUSTICIA PARA YAMILA. Repliquemos la movilización en toda la provincia.

Suscribite a Política Obrera