Pandemia en Tornquist

Escribe Corresponsal

Tiempo de lectura: 2 minutos

Desde el inicio de la pandemia los trabajadores del grupo Supam, ubicada a las afueras de la ciudad de Tornquist han deliberado y siguen haciéndolo por protocolos de seguridad e higiene para defender la salud.

Hasta hace unos días, no había casos positivos en la localidad. Sin embargo, los trabajadores papeleros consensuaron con la patronal algunas medidas básicas, pero no menos importantes, como ser que la empresa realice el pago del combustible a cada trabajador para que vaya al trabajo en su vehículo si así lo quisiera, evitando el transporte público. También han logrado tener los elementos mínimos de seguridad y que treinta trabajadores del grupo de riesgo se encuentren preventivamente realizando cuarentena en su hogar, cobrando el 100%.

Hay puestos donde trabajan dos personas, alternando una semana a cada uno en el puesto, y parte del personal hace teletrabajo. En el ingreso a la fábrica se toma la temperatura a cada operario como parte del protocolo.

Nueva situación

Con el avance de la pandemia y circulación comunitaria en Bahía Blanca, el virus ingresó de manera brutal en Tornquist. Luego de cinco meses sin contagios, al momento de escribir este artículo hay registrados 22 casos positivos, 11 sospechosos y 256 personas permanecen aisladas.

Estamos en presencia de una posible catástrofe sanitaria ya que en Tornquist hay solo cuatro respiradores y habitan muchas personas de avanzada edad.

Con el brote, el intendente tomó la decisión de retroceder a fase 4, aunque hasta hace unas pocas horas la flexibilización era total, incluyendo el funcionamiento de gastronomía, gimnasios, reuniones de hasta 10 personas, incluso se desarrollaba turismo local con otros distritos en fase 5, al que le llamaban corredor seguro. En las últimas horas, sin embargo, el intendente comunico que no hay intención de seguir retrocediendo de fase, a lo sumo a fase 3.

Profundizar la deliberación

Los contagios en las diferentes fábricas del país son cada vez mayores. Los protocolos son violados por las patronales, lo que ha desatado paros en diferentes empresas para que las medidas de seguridad sean respetadas.

En estos momentos se delibera intensamente dentro de la planta de Tornquist ante la posibilidad cierta de la aparición de casos positivos entre los operarios. Sumado a la situación vigente, los trabajadores vienen sufriendo suspensiones con descuento.

Este cuadro de situación ha hecho que los trabajadores comiencen a discutir la posibilidad del paro total de actividades ante el nuevo panorama en la localidad.

Con este nuevo escenario epidemiológico es necesario profundizar en la deliberación de protocolos como ser la formación de capsulas de trabajadores, el distanciamiento social fuera y dentro de la fábrica, en los vestuarios, comedores, los testeos y aislamiento a los contactos estrechos de confirmarse algún caso.

La defensa del protocolo solo debe y puede ser defendida por los trabajadores, ninguna confianza a la patronal y al municipio.

De ser violados los protocolos por parte de la patronal, es fundamental tener discutidas medidas como el corte de ruta, bloqueo a la producción y el paro general.

El manejo de la pandemia por parte del estado en términos capitalistas ha dejado al desnudo la vulnerabilidad en la que se encuentra la población y los trabajadores en general.

Esta enorme decidía ha abierto el camino para que también en el interior de la provincia son los trabajadores quienes deben tomar en sus manos la tarea no menor de defender su vida y la de sus familias.

Suscribite a Política Obrera