Diez verdades sobre la desaparición de Facundo Castro

Escribe Emiliano Fabbris

Tiempo de lectura: 5 minutos

Un medio periodístico bahiense ha publicado las “10 brutales mentiras que quisieron instalar” para desacreditar a la familia de Facundo Castro y sus abogados, quienes denuncian la responsabilidad de la policía bonaerense y del Estado en la desaparición de Facundo Castro. A continuación, ofrecemos al lector las “10 verdades” del caso:

  1. La última vez que Facundo tuvo contacto con su familia y amigos fue el 30 de abril de 2020, cuando se dirigía a dedo desde Pedro Luro (localidad de Villarino) a Bahía Blanca. Ese día, Facundo fue detenido por la policía bonaerense en la localidad de Mayor Buratovich por incumplir el aislamiento obligatorio. Hay una foto que registra su detención – la última donde aparece Facundo con vida. Tres testigos lo vieron subirse a la cabina trasera de un patrullero en Buratovich. A partir de este momento, se desconoce el paradero de Facundo.
  2. Los testigos que vieron a Facundo subirse al patrullero habían acudido al menos tres veces para denunciar esto, pero no fueron atendidos por la policía bonaerense. A uno de ellos le tomaron declaración en una hoja de rotisería y un oficial le dijo que Facundo “se ganó el loto y anda de putas en Burato”. ¿Así estaban buscando a Facundo? Cristina Castro había sido impedida de ingresar a la localidad de Buratovich, poco tiempo después del 30 de abril, por efectivos de la policía bonaerense, que le cruzaron patrulleros en la calle para bloquearle el paso.
  3. La madre de Facundo Castro y sus abogados, Leandro Aparicio y Luciano Peretto, denunciaron irregularidades en la investigación sobre la desaparición de Facundo y declaraciones contradictorias de los agentes policiales intervinientes en la detención de Facundo y quienes dicen haberlo visto por última vez. Esto ha sido sostenido por la querella institucional de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). 70 días después del 30 de Abril, la policía bonaerense fue desplazada de la investigación. Por esa fecha se hizo recién el primer allanamiento en la comisaría de Buratovich y, más de una semana después, aparecieron los libros de guardia de la comisaría. Como se ve, las dilaciones en el tiempo han afectado el acceso a posibles pruebas y evidencias.
  4. La unidad canina especializada de Marcos Herrero marcó presencia de Facundo Castro en dos patrulleros de la policía bonaerense pertenecientes a las localidades de Buratovich y de Teniente Origone. También encontró enterrado en un antiguo calabozo de la comisaria de esta última localidad un artículo personal que Facundo llevaba en la mochila que tenía cuando desapareció, identificado por su madre.
  5. El 16 de junio, pasados más 50 días del 30 de abril, la policía bonaerense afirmó que uno de los efectivos policiales había levantado a Facundo desde Buratovich hasta Origone y que luego Facundo subió a una camioneta que se dirigía a Bahía Blanca. ¿Por qué ocultaron esta información todo este tiempo? Los rastrillajes caninos dieron negativo en el auto de este policía. Otros testigos que señalan o ubican a Facundo en Bahía Blanca fueron aportados por la propia bonaerense, apartada de la investigación. Uno de ellos tiene carpeta psiquiátrica y fue descartado por incurrir en falso testimonio. El otro testigo no puede precisar que se trate efectivamente de Facundo. Todos los rastrillajes hechos a partir de estas pistas han dado resultado negativo.
  6. Los efectivos bonaerenses implicados borraron el 80% de la información de sus teléfonos celulares. Una medio hermana de la policía que dijo haber levantado a Facundo en Buratovich y haberlo dejado en Origone, desactivó a principios de mayo su servicio de WhatsApp. ¿Qué llevó a los policías eliminar esta información? Uno de los policías que detuvo a Facundo en Buratovich el 30 de abril le dijo al otro efectivo que participó de la detención: “Bueno quedate tranqui Janita nadie sabe que fuimos nosotros, aparte es como dice el jefe nosotros hicimos nuestro trabajo”.
  7. No se trata de eliminar lo dicho por la propia bonaerense, sino lo que puedan decir y hacer otros protagonistas que buscan a Facundo. Un subcomisario bonaerense amenazó a uno de los abogados de Cristina Castro en el transcurso de un rastrillaje en que efectivos de la bonaerense querían intervenir a pasar de haber sido aparatados: "Me estoy guardando todos los links de los medios donde hablaste, cuando esto termine yo sé lo que tengo que hacer". Por otra parte, la ex novia de Facundo sufrió, de acuerdo al fiscal federal, “apremios ilegales” por parte de oficiales de la Bonaerenses amenazaron a su hermano y ella para forzar la “confesión” de algún delito para con Facundo que no habían cometido, además de un allanamiento ilegal de su casa en Bahía Blanca, por lo cual se ha abierto una causa judicial.
  8. Funcionarios del Municipio de Villarino emitieron un informe de tránsito para afirmar que los tres testigos que vieron a Facundo subir a un patrullero, estaban mintiendo, según los registros de la circulación de su vehículo. El informe es posterior y colisiona con la información del primer y original informe de tránsito, que sí valida la presencia de los testigos circulando. La querella ha denunciado una posible adulteración por parte del Municipio, cuyo intendente afirmo que para que aparezca Facundo debía seguirse “la pista narco” aunque sin presentar un solo indicio al respecto.
  9. Información del caso ha sido publicada por medios periodísticos antes de que sean de conocimiento de los abogados de la madre de Facundo Castro. Otra información publicada resultó ser directamente falsa. En todos los casos, las publicaciones buscan desacreditar la denuncia de desaparición forzosa de Facundo Castro en manos de la policía bonaerense, incluyendo las citadas “10 brutales mentiras”.
  10. Facundo Castro es desde hace algunos años víctima del hostigamiento y abuso policial. Siendo menor de edad fue golpeado por policías, quienes en otra situación también le habían roto intencionalmente sus pertenencias. La violencia policial sobre la juventud, incluyendo el gatillo fácil, es una realidad de las “fuerzas de seguridad”. En este caso, también alcanzan a la ex novia de Facundo y uno de los abogados de Cristina. La violencia y el hostigamiento en la policía es un método recurrente. Las desapariciones forzadas en democracia, desde 1983, hoy ascienden a más de 200, según los registros de Correpi.

Foto Twiter Madre Facundo

Pasados más de 100 días, seguimos sin saber dónde está Facundo Castro. Estas 10 verdades -que no son las únicas- componen una breve reseña para clarificar el accionar sistemático de la policía bonaerense, de la justicia y el poder político para dilatar y obstruir la investigación, por encubrir sus acciones recurriendo a amenazas, manipulación y eliminación de pruebas. Es decir, para evitar que Facundo aparezca con vida, y que se conozca a los responsables de su desaparición.

Axel Kicillof y Alberto Fernández, después de un largo silencio, tomaron contacto con Cristina Castro y afirmaron que “no habrá encubrimiento”. El ministro de Seguridad Berni ha hecho loas al trabajo policial. Ningún policía fue separado por el momento. Cristina Castro pidió personalmente a Alberto Fernández la separación del fiscal federal actual.

Fue solo a partir de la lucha de Cristina Castro, mamá de Facundo, de sus abogados y de todas las organizaciones sociales que se sumaron al reclamo, la desaparición de Facundo cobró relevancia nacional y quebró parcialmente el encubrimiento montado por la bonaerense, permitiendo obtener nuevas evidencias que apuntalan la hipótesis principal: Facundo fue visto con vida por última vez estando en manos de la policía bonaerense. La adhesión al reclamo por la aparición con vida de Facundo no para de crecer. Que aparezca ya. Juicio y castigo a todos los culpables.

Suscribite a Política Obrera