Metrovías manotea 180 millones de nuestras cajas jubilatorias

Escribe Matías Cisneros

Paritarias ya y 82% móvil.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El acuerdo firmado por la UTA y homologado por la secretaría laboral de Larreta es un desfalco. Durante tres meses, Metrovias se “ahorrará” de pagar el 40% de los aportes por recibo de sueldo de los trabajadores y el 18% correspondiente a las cargas patronales destinadas a Anses y Pami. El ahorro para Metrovías que resulta de este desfalco significa más de $180.000.000.

Se trata de un acuerdo ilegal a la medida de Metrovías, ya que aplica el artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, referido a suspensiones, para convertir una parte del salario en no remunerativo, cuando no existe en el subte suspensión alguna.

Este acuerdo, sin mandato, además ha buscado liquidar la paritaria 2020, que a esta altura lleva vencida seis meses (desde marzo). Cuando el cuerpo de delegados de la AGTSyP discutió reclamar paritarias, ¡la patronal y la UTA impusieron discutir una rebaja! Para fin de septiembre, proyectando la inflación del Indec acumulada, desde marzo, será del 14,56%.

El acuerdo tiene otro componente antiobrero, ya que Incorporó un “incentivo” de viáticos diarios por día trabajado, en detrimento de los compañeros que son grupo de riesgo, lo cual es una presión contra el aislamiento de quienes deben guardarlo.

Este verdadero robo afectará los haberes de quienes se jubilen en los próximos 10 años, siendo cada vez más perjudicial en la medida en que se extienda. Esto es una posibilidad explícita en la letra del pacto de la CGT, la UIA y el gobierno, que debemos rechazar enérgicamente los trabajadores.

El acuerdo antiobrero de la UTA y Larreta, se inscribe en la política que impulsan el FMI y el propio gobierno nacional, la de utilizar las cajas jubilatorias de fuente de financiación patronal. Su propósito último es transformar la jubilación, de un salario diferido a un subsidio a la vejez, sobrecargando a los activos en las familias, cuando no representa un liso y llano abandono de los trabajadores mayores, y extender la edad jubilatoria.

Con esta política, nuestro reclamo (y derecho) por el 82% móvil y la jubilación a los 55 años por insalubridad quedan más alejados. El camino de la justicia actúa sobre las jubilaciones con fallos y apelaciones que se dilatan en el tiempo. Es necesario discutir la dimensión de este desfalco en las asambleas y la defensa de nuestras reivindicaciones jubilatorias. Nuestro reclamo está vinculado a todo el movimiento obrero. A los activos que aportan, y a los jubilados. La lucha de asalariados y jubilados es una sola. Se trata, de una cuestión estratégica.

Suscribite a Política Obrera