Presidente Perón: tres mil trabajadores movilizados por vivienda

Escribe Bárbara Carrillo

Crónica de una jornada histórica.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tres mil personas colmaron las calles de Guernica, al sur del conurbano bonaerense, en defensa de las 2.500 familias que se encuentran luchando por el derecho elemental a la tierra y la vivienda, desde el día 20 de julio, cuando ocuparon terrenos baldíos del distrito.

Desde primeras horas de la mañana, los vecinos de la toma salieron, desde los cuatro barrios, para confluir en el punto de encuentro. Con carteles que armaron la noche anterior, y una bandera encabezando la columna, que rezaba "¡No al desalojo! Tierra para vivir", marcharon por la ruta principal del distrito. Se sumaron diferentes organizaciones sociales, de derechos humanos y estudiantiles que se ubicaron detrás de las familias. La movilización se tornó multitudinaria y se cortaron los dos accesos de la ruta.

Antes de llegar al municipio, las provocaciones se hicieron sentir. Patotas armadas con machetes atacaron a las familias que se habían quedado montando guardia en el lugar. Su finalidad era vaciar la columna, pero todos estos intentos fueron combatidos y la columna se mantuvo intacta. El itinerario pasó por la fiscalía N°1, donde el fiscal Juan Cruz Condomi lleva la causa contra los compañeros.

Al llegar al municipio, nos encontramos con un centenar de policías que rodeaban el edificio. Al mismo tiempo, llegaba la noticia de que otra patota, en otra punta de la toma, atacaba a las familias a los tiros para amedrentar a los ocupantes. Esto fue denunciado en el lugar, cada vez con más fuerza, entre los vecinos que estaban movilizando. La intendente Blanca Cantero (Frente de Todos, alineada con el massimo), tuvo que recibir de manera inmediata a las delegadas representantes de los cuatro barrios y su abogada.

En las casi dos horas que duró la reunión, los vecinos desplegaron todos sus carteles. Un niño, de siete años, se paró orgulloso con su cartel que decía "las tierras no son del country". Los cánticos tampoco aminoraron con el paso de las horas. La moral de los vecinos se mantuvo, y se mantiene, firme, con la convicción de que, si ganan ellos, ganan todos los que luchan por un techo.

Finalizada la reunión, más allá de compromisos en el aire, lo único concreto que entregó el municipio fue un papel en el que queda asentado que el comisario Raúl García se compromete a intervenir contra "el hostigamiento del personal policial" a las familias de la toma. Todo lo demás, como el compromiso a garantizar alimentos y agua potable a la ocupación y una posible reunión con el sector de Hábitat de la provincia, deberá ser comprobado en los próximos días. Pese a que los abogados sostienen que la apelación estaría frenando el desalojo para la próxima semana, los vecinos se mantienen en alerta, porque saben muy bien que solo la lucha y la organización pueden frenar el intento de expulsarlos del lugar.

El Polo Obrero y el Partido Obrero Tendencia acompañamos esta enorme jornada. Llevamos nuestra propuesta en un volante para los vecinos, con los cuales venimos debatiendo desde el primer día.

Planteamos que tiene que organizarse una asamblea general con el conjunto de los ocupantes, para discutir un programa y todas las iniciativas que hagan falta para que ese programa se cumpla. Por la entrega inmediata de materiales para construir las viviendas. Por un plan de loteos y escrituras para las 2.500 familias y para todos los que lo necesiten. En este mismo programa, tiene que estar incluido el trabajo genuino, con un salario igual a la canasta familiar. Porque como trabajadores sabemos muy bien que una casa necesita de mantenimiento, imposible de realizar sin un salario que lo permita. Incorporar también, los puntos reivindicativos a la situación de las mujeres, que son un enorme porcentaje en la toma, con sus niños a cuesta. Muchas de ellas, escapan de la violencia y necesitan con urgencia subsidios que cubran la canasta familiar, al igual que asistencia médica y psicológica.

Esta movilización fue un paso importante en la lucha contra el Estado, el aparato represivo y todo el andamiaje parlamentario y judicial que promueve la especulación inmobiliaria, a favor de los countries y las canchas de polo, mientras la gran mayoría de la población trabajadora vive hacinada.

Suscribite a Política Obrera