Facundo Castro: dilaciones, pistas falsas, purgas

Escribe Agustina Vaccaroni

Tiempo de lectura: 2 minutos

Todo el país está a la espera de los resultados de la autopsia sobre el cuerpo encontrado en cercanías de Bahía Blanca el fin de semana pasado. El martes 25, según lo anunciado, se iniciarán las pericias forenses que determinarán si se trata de Facundo Castro, desaparecido desde el pasado 30 de abril. Los procedimientos serán llevados adelante por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). Por la querella, también estará presente la perita que trabajó en el caso de Luciano Arruga, Virginia Creimer. Fue ella, precisa conocedora de los procedimientos, quien apuntó que no hay razones para la demora en el inicio de las pericias.

Esta es una más de las dilaciones que plagaron el caso. A ello se sumaron otras maniobras, como las pistas falsas ´aportadas´ por la policía. Algunas de ellas fueron plantadas por la bonaerense, supuestamente apartada de la investigación; otras quisieron ser arrancadas bajo amenaza, como denunciaron la ex novia de Facundo y su hermano. La adulteración de registros complementó el operativo de encubrimiento, como sucedió con la lectora de patentes, ubicada entre Villarino y Bahía Blanca, que había registrado el auto de los tres testigos que vieron a Facundo subirse a un patrullero.

La zapatilla y las huellas de camioneta encontradas cerca del cuerpo esqueletizado no dieron lugar a dudas para Cristina. Los aspectos topográficos, el rastro de la camioneta y las diferencias entre el estado de la zapatilla -claramente la misma que Facundo llevaba en la foto que le sacaron el día de su desaparición- y del cuerpo son el soporte fundamental que explica, para la querella, que el cuerpo fue plantado. La familia y su equipo de abogados han sido un motor fundamental para sobrepasar los numerosos desvíos que quisieron imponer en la investigación primero la justicia provincial y, ahora, la federal.

Kicillof ha salido a decir que no encubrirá a nadie. Junto con Berni, han sostenido que hay que esperar a que la justicia dictamine. Pero han pasado más de tres meses y no se ha detenido a ningún policía, ni siquiera se los ha separado de sus cargos. Diferentes versiones aseguran que se avecina una nueva purga en ´la Bonaerense´, pero otros aseguran que podría derivar en una crisis política mayor. Por lo pronto, el gobierno ha decidido sostener a Berni, a pesar del enérgico pedido de renuncia que formuló la madre de Facundo.

Las movilizaciones del pasado martes y las que vendrán han mostrado el vitalizado reclamo por juicio y castigo a los desaparecedores de Facundo y han señalado las responsabilidades políticas del Estado y el encubrimiento del gobierno. Sacudir al poder político con un mayor crecimiento del reclamo por Facundo será clave para evitar que purgas menores sirvan como “rescate” a Berni y al gobierno.

Suscribite a Política Obrera